Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ampliada la querella contra Catalunya Caixa por las obras de La Llotja de Lleida

La demanda acusa a los exdirectivos de la caja de "administración desleal” por pagar un solar municipal por encima del precio de mercado

Narcís Serra, a la izquierda, y Adolf Todó, exdirectivos de la caja nacionalizada.
Narcís Serra, a la izquierda, y Adolf Todó, exdirectivos de la caja nacionalizada.

La construcción del Palacio de Congresos de Lleida, conocido como La Llotja, se halla inmersa en un escándalo financiero y urbanístico, después de que la CUP haya presentado en el Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona un escrito de ampliación de la querella formulada el pasado 15 de octubre contra Narcís Serra, Adolf Todó y otros exmiembros del Consejo de Administración de Catalunya Caixa. El partido ejerce la acusación popular en las diligencias previas incoadas contra la cúpula de Catalunya Caixa tras una denuncia de la fiscalía. En esta ampliación de la querella, admitida por el juez, se acusa a los exdirectivos de la caja nacionalizada, de cometer “actos de administración desleal” por pagar un solar municipal por encima del precio de mercado. La CUP insta al juez instructor a investigar la operación crediticia e inmobiliaria de la entidad bancaria por valor de más de 50 millones de euros, una cantidad que el Ayuntamiento de Lleida destinó a financiar el equipamiento cultural.

La Llotja, inaugurada en enero de 2010, es una de las obras de mayor envergadura impulsada por el actual alcalde, Àngel Ros (PSC), durante la etapa de gobierno municipal tripartito con ERC e ICV y cuando el estallido de la burbuja inmobiliaria empezaba a debilitar las arcas municipales.

El presupuesto de este edificio ascendió oficialmente a 38 millones de euros, pero siempre ha quedado la duda sobre el coste final del mismo. Ros ha sostenido siempre que costó 49 millones de euros y que el Ayuntamiento no ha tenido que aportar ningún euro al haberse financiado su construcción con la venta de un solar anexo de 4.650 metros por 49,5 millones.

El contrato fue adjudicado a una promotora local, Promociones y Contratas Cerbat, que actuó de intermediaria de Gescat Gestió del Sol, filial inmobiliaria de Catalunya Caixa, presidida por Narcís Serra. Muchos consideraron entonces que el solar fue sobrevalorado por motivos nunca aclarados por los protagonistas de la operación.

Catalunya Caixa se comprometió a construir en esos terrenos dos torres de 16 y 24 plantas, con unas 200 viviendas de lujo. El Ayuntamiento se reservó el derecho de resolver unilateralmente el contrato y recuperar el solar en caso de no estar edificado en tres años. Sin embargo, las torres no se han construido y el Consistorio no ha ejecutado la cláusula para recuperar un solar devaluado hoy en manos de la Sareb.

Con la ampliación de la querella inicial, la CUP pretende que el juez investigue la operación urbanística vinculada a la construcción de la Llotja. Esta formación considera “actos de administración desleal” la compra del terreno por un valor muy superior al del mercado y la no ejecución del proyecto “a pesar de saber que supondría graves perjuicios para la entidad”.