Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un ganadero por el robo de 49 corderos y cabras en Alicante

El arrestado camuflaba entre su ganado las cabezas sustraídas y luego las vendía

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 49 años al que acusa del robo de 47 corderos, dos cabras y de sacos de pienso en explotaciones ganaderas de la comarca alicantina de La Marina, con un valor de unos 4.500 euros, según ha informado el instituto armado en un comunicado. El arrestado, cuyas iniciales son A. C. L., es ganadero y camuflaba supuestamente entre su ganado las cabezas sustraídas en otras explotaciones antes de venderlas.

La operación para esclarecer el robo de ganado en la comarca, bautizada Norit, se inició hace unos meses a raíz de que un hombre entrara sin permiso en una explotación ganadera de la localidad alicantina de Benissa supuestamente con la intención de sustraer animales, lo que no logró porque fue sorprendido por la propietaria.

El sospechoso huyó en su vehículo, pero la Guardia Civil, y en particular el Equipo Roca contra robos en el campo de Vergel, iniciaron las investigaciones y constataron la alarma generada entre los ganaderos de la zona por la desaparición de corderos y cabras. Al final, los investigadores pudieron determinar que el ahora detenido es supuestamente  responsable de distintos robos de ganado cometidos en localidades como Altea, L'Alfàs del Pi, La Vila Joiosa y Benissa entre marzo y diciembre de 2013.

Según explica la Guardia Civil, el detenido accedía presuntamente a las explotaciones ganaderas rompiendo los candados y se hacía con el ganado de pocos meses y peso, aunque nunca se llevaba más de diez cabezas para poder transportarlas en su propio vehículo.

Normalmente cometía los robos en zonas no muy lejanas a su propia explotación ganadera, lo que "le permita camuflar sin gran dificultad las cabezas de ganado robadas entre los animales de su propiedad". Luego las vendía.

El arrestado tenía varias maneras de captar a sus potenciales compradores, principalmente entre la comunidad musulmana y entre sus amistades. En el primero de los casos, les acompañaba hasta su corral, situado en el término municipal de Calpe, donde realizaba la venta directa de los corderos robados. En otros casos captaba entre sus amistades a otros clientes en bares de la localidad de Finestrat, pactaba el precio, e inmediatamente después concretaba fecha y hora de entrega en el domicilio de estos del animal ya sacrificado.

Al detenido, que ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Dénia, se le imputan cuatro delitos de robo con fuerza en las cosas, un delito de robo con escalo en grado de tentativa, dos delitos de hurto y una falta de hurto, además de un delito contra la salud pública.