Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turismo plantea incentivos fiscales para frenar la estacionalidad

El 45% de los hoteles de la costa andaluza cierra durante los meses de invierno

Tres turistas salen de un hotel, ayer en Torremolinos. Ampliar foto
Tres turistas salen de un hotel, ayer en Torremolinos.

Andalucía ha vivido en 2013 uno de los mejores años turísticos de su historia. La tendencia negativa desapareció en mayo y la principal industria andaluza solo ha dado satisfacciones desde entonces. Los establecimientos hoteleros andaluces recibieron entre enero y noviembre (los datos oficiales de diciembre aún no han salido) 14,2 millones de viajeros que sumaron 41,3 millones de pernoctaciones, un 4,3% más que en el mismo periodo de 2012. La temporada alta fue magnífica, pero el gran problema al que se enfrenta el sector es la estacionalidad. La mitad de las plazas hoteleras del litoral, concentradas en el 45% de los establecimientos, cierra en invierno.

La Consejería de Turismo ha estudiado la situación de los hoteles de la costa andaluza para elaborar un plan estratégico contra la estacionalidad para los próximos seis ejercicios. Lo está consensuando con la patronal y los sindicatos y el primer documento, de aplicación bienal, se presentará en el primer trimestre de 2014. El objetivo, según el consejero Rafael Rodríguez, es lograr que el destino Andalucía esté “abierto los 12 meses del año” y sea referencia tanto a nivel nacional como internacional. El reto no es pequeño y se plantea como una iniciativa que debe dar frutos poco a poco.

Un plan promociona el destino en mercados que viajan todo el año

“En época de bonanza se bajó la guardia porque se ganaba mucho en verano y no era necesario abrir en invierno”, apunta Gonzalo Fuentes, secretario de la Federación de Comercio, Hostelería y Turismo de CC OO. Fuentes cree que “no existen soluciones mágicas” y aplaude algunas de las acciones diseñadas por la consejería, como incentivar fiscalmente a los establecimientos que mantengan su oferta durante todo el año. Es decir, premiar a los empresarios que abran los 12 meses y discriminar a quienes opten por hacerlo solo tres o cuatro meses. Algunos Ayuntamientos ya han planteado bonificaciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para motivar la oferta.

Turismo cree que otra clave para contrarrestar la estacionalidad es incidir en la promoción en mercados que viajan todo el año como el británico, el alemán o el nórdico, que representan el 23% de la demanda turística de Andalucía. Potenciar el turismo de grandes ciudades, el de congresos o el de compras, además del segmento cultural o el de golf, son otras actuaciones con las que la consejería pretende combatir este fenómeno. Es decir, aprovechar la diversidad de la región y los puntos donde es más competitiva.

Se parte de la base de que el destino Andalucía, con un clima privilegiado y unas plazas hoteleras de primer nivel, debe estar abierto el máximo tiempo posible. Según el estudio de la Junta, realizado entre noviembre y diciembre de 2012, casi la mitad de las camas del litoral andaluz (el 45% de los hoteles) estaban cerradas. El porcentaje varía en función de la provincia. En el caso de Cádiz, la cifra es altísima, con un 92% de las plazas sin uso en estas fechas. Después se sitúan Málaga (53%), Huelva (43%), Granada (38%) y Almería (4%). La costa andaluza cuenta con 161.505 camas en 489 establecimientos. Las cifras son similares este año, aunque los cierres han llegado un poco más tarde.

El 37% de los turistas de 2012 llegaron entre julio y septiembre

El plan que ultima la Junta se centrará en cuatro líneas estratégicas (oferta, demanda, competitividad y turismo social), que serán desglosadas en 15 programas. El objetivo es revertir una tendencia que se ha acentuado con la crisis. En 2007, el 36% de los viajeros que llegaron a Andalucía lo hicieron entre julio y septiembre, cifra que en 2012 se elevó al 37,1% (un 43% en el litoral).

Andalucía está por delante de Baleares, Cataluña o Valencia en oferta de alojamiento durante temporada baja, puesto que empeora al hablar de destrucción de empleo. La estacionalidad también precariza el mercado laboral. Gonzalo Fuentes, que apuesta por mantener abierto toda la oferta complementaria en el destino (no solo hoteles, también restaurantes, chiringuitos…), es contrario a la idea de una parte del sector de combatir este fenómeno bajando los costes de explotación de las empresas. “Los salarios que hay en la hostelería ya son mileuristas”, recuerda.

Subida del 9% para cerrar 2013

Las previsiones de la Consejería de Turismo apuntan a que los establecimientos hoteleros andaluces podrían registrar en el pasado mes de diciembre 1,7 millones de pernoctaciones, un 8,9% más que en 2012. La estimación se realiza teniendo en cuenta el comportamiento del sector en los últimos meses y a la espera de conocer los datos oficiales, que serán publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en unos días.

Si se alcanza esta cifra, Andalucía cerrará 2013 con 43 millones de estancias hoteleras, un 4,5% más que el año pasado.

Las cifras vinculadas al turismo son positivas un mes tras otro desde el pasado mayo. Andalucía, con 41,3 millones de pernoctaciones entre enero y noviembre, captó en ese periodo el 15,2% de las estancias en hoteles españoles y se situó en la cuarta posición de la tabla de movimiento de este tipo de alojamiento del país. También lideró el mercado nacional con una subida del 2,9%, lo que mejora su cuota en esta parcela. Las pernoctaciones de turistas extranjeros crecieron un 5,7%. La ocupación hotelera en los primeros 11 meses del año se situó en el 48,5%, cifra más elevada que la de 2012 manteniendo las plazas.

Sierra Nevada ayudará, sin duda, a alcanzar la estimación de ocupación para diciembre. La estación de esquí afrontaba la Navidad con buenas sensaciones y las reservas hoteleras ya superaban el 70% de media antes de los días festivos. En el recinto invernal, un gran aliado para combatir la estacionalidad, operan alrededor de 300 negocios de todo tipo.