Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el órdago soberanista catalán

Convergència lanza una campaña por el “triple sí” independentista

“Se han cerrado todas las puertas”, señala el secretario de Organización de CDC, Josep Rull

Artur Mas, en el Palacio de la Generalitat, el pasado día 23.
Artur Mas, en el Palacio de la Generalitat, el pasado día 23.

Después de alcanzado el pacto político en Cataluña sobre la fecha de la consulta independentista y la pregunta a realizar, Convergència Democràtica (CDC) se propone ahora reflotar la imagen del presidente de la Generalitat y acentuar su perfil soberanista. Para ello, el partido de Artur Mas lanzará a mediados de este mes una campaña con el fin de evidenciar que se han agotado las vías de encaje de Cataluña en España y para abogar por el “triple sí” en una eventual consulta soberanista: a favor de poder votar, de un Estado propio y de la independencia.

El objetivo de CDC será plasmar cómo Cataluña “lo ha probado todo desde la más absoluta buena fe y se ha comprometido como nadie a construir un Estado plurinacional y a que España fuera un Estado más democrático, más moderno y más europeo”, pero con la constatación final de que “se han cerrado todas las puertas”. Así lo describió ayer el secretario de Organización de CDC, Josep Rull, en una entrevista a Efe.

Rull avanzó que la campaña que proyecta su partido se alargará hasta el verano, pocos meses antes de la eventual consulta pactada entre las fuerzas soberanistas para el 9 de noviembre. El pacto entre CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP prevé consultar a los catalanes sobre si desean que Cataluña se convierta en un Estado y si quieren que este sea independiente. La parte más relevante del plan de CDC se desarrollará bajo el “triple sí” a la consulta: “Intensificaremos mucho el primer sí, a poder votar. Pero también explicaremos los otros dos síes, desde la legitimidad de un partido que lo ha probado todo para conseguir ese encaje y llega a la conclusión de que el Estado propio es la vía para garantizar el progreso y bienestar de catalanes”, explicó Rull.

La ofensiva buscará “ensanchar” el 80% de catalanes favorables al referéndum que, a juicio de Rull, apuntan los sondeos, así como aumentar “complicidades” en el resto de España y en el ámbito internacional para que la consulta se pueda llevar a cabo. Pero la formación nacionalista desplegará además un abanico de argumentos dirigido a evidenciar los intentos “fallidos” desde Cataluña para encajar en España. Así, se hará hincapié en varios momentos clave en la historia reciente, en los que CDC y CiU “se han comprometido con la estabilidad y el progreso del conjunto del Estado, con la esperanza de que eso tuviera al final un retorno en el reconocimiento de Cataluña como nación”, resaltó Rull.

A su juicio, “la hoja de servicios de CiU al lado del progreso y la estabilidad del conjunto del Estado es impecable” y la campaña tratará de acreditar que los nacionalistas “lo han probado todo desde la más absoluta buena fe y se han cerrado todas las puertas”. En este sentido, la formación nacionalista explicará que ha llegado a la “conclusión de que Cataluña no es viable como autonomía, pero lo es perfectamente como Estado independiente”. Rull considera que ante esa evidencia, el “derecho a decidir no solo es un derecho, sino una obligación. Y la necesidad de construir un nuevo Estado acaba siendo para nosotros, como responsables del Gobierno catalán, una auténtica responsabilidad”.

Más información