Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los catalanes afrontarán una subida general de los servicios básicos

La mayoría de los suministros aumentan los precios por encima del IPC

Los catalanes tendrán que hacer frente  en 2014 a una nueva subida general de las tarifas de los servicios básicos, que en la mayoría de los casos escalarán bastante por encima del IPC, como es el caso del agua, la electricidad y, sobre todo, el transporte público (metro, autobús y ferrocarril).

La tarifa de la luz subirá finalmente un 2,3 %, después de que el Gobierno haya decidido intervenir el mercado y fijar el precio para evitar las consecuencias de la última subasta, que hubiera obligado a subir el precio de la electricidad un 11 %.

Este alza de la tarifa, establecida para el primer trimestre del año, multiplica por más de 11 la tasa anual de inflación registrada hasta noviembre (0,2 %), que se prevé cierre el año por debajo del 0,5 %, y encarecerá el importe del recibo medio en un 1,78 euros, según la organización de consumidores Facua.

Al mismo tiempo, el precio del agua, otro de los servicios básicos, subirá algo más del 5,0 % para los ciudadanos y para las pequeñas y medianas empresas de gran parte del área metropolitana de Barcelona, a la espera de que llegue una segunda subida en los próximos meses, cuando entre en vigor el alza del canon recogido en los presupuestos de la Generalitat para 2014.

En contraste, el precio del butano se mantendrá igual y el del gas se elevará muy levemente al congelar el Gobierno la parte regulada de esta tarifa, los denominados peajes, a las puertas de que entre en vigor una reforma general del sector.

Si quedarse en casa les saldrá más caro a los ciudadanos al aumentar el precio de los servicios que alimentan la vivienda, no les será más llevadero salir a la calle ya que el transporte público se encarece también muy por encima de la inflación. Así, la tarjeta T-10, de metro y autobús de una zona, la más utilizada por los usuarios, aumentará el 5,1 % y supera la frontera psicológica de los 10 euros al situarse en 10,3 euros.El billete sencillo costará 2,15 euros, un 7,5 % más, y otro de los títulos más populares, la T-50/30 también subirá un 8,4 %.

El transporte en tren de Cercanías y Media Distancia será también más caro al aumentar un 1,9 %, y la bajada de bandera del taxi sube un 2,9 % hasta los 2,10 euros.

En contraste con la subida del transporte público, el transporte privado saldrá mejor parado en 2014, sobre todo porque la Generalitat ha aprobado una reducción en el precio de algunos peajes, el del tramo de Castelldefels-Sitges (- 30 %) y el de Montgat y Mataró (- 10 %), siempre y que los coches lleven "teletac" -el sistema de pago automático-.

En paralelo a las tarifas de los servicios básicos y el transporte, Cataluña estrenará en 2014 un aluvión de nuevas tasas e implantará algunos impuestos de nueva creación que harán que sea una de las comunidades españolas con mayor carga fiscal.

Una de las principales novedades fiscales en Cataluña es la reforma del Impuesto de Sucesiones, que hará que los hijos, nietos y ascendientes dejen de estar exentos al 99 % del pago de este impuesto, como hasta ahora, y paguen de forma progresiva en función del importe de la herencia, unos cambios que se estima que triplicarán el número de declarantes.

Todas estas subidas contrastan con la congelación del salario mínimo interprofesional (SMI) para el año que viene aprobado por el Gobierno del PP, con lo que se mantiene en 21,51 euros diarios o 645 euros mensuales.