Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis goles para hacer ruido

Euskadi vapulea a Perú en un encuentro sin incidentes y en el que falló la megafonía

De Marcos disputa un balón con Advincula.
De Marcos disputa un balón con Advincula. Efe

Aunque el partido duró poco, al menos en lo que a competencia se refiere, la fiesta se prolongó tanto como se esperaba. De eso se trata, en parte, de disfrutar de un encuentro con mensaje y de corear goles, nombres y consignas con el fin de lograr un objetivo, por más que siga anclado en el mismo puerto un año más. La selección de Euskadi pasó por encima de Perú en el tradicional encuentro navideño que se disputaba por primera vez en el nuevo estadio de San Mamés.

Media docena de goles, los mismos que el curso pasado recibió Bolivia en Anoeta, que repartió de nuevo el combinado tricolor ante un rival diluido y una afición entregada que volvió a exigir la oficialidad de las selecciones vascas en el panorama competitivo internacional.

“Porque nosotros queremos jugar como los demás”, terminó el bertso Amets Arzallus, ganador de la txapela al mejor bertsolari de 2013. Maialen Lujanbio, campeona en 2009, recogió el micrófono pero el sonido se marchó. Silencio en la megafonía, ruido en las gradas. Ante semejante situación, los jugadores de Euskadi y Perú, que acababan de saltar al campo, aprovechan para saludarse. Nada, sigue sin funcionar la megafonía del nuevo San Mamés. Tampoco se escuchan los himnos, un elemento que sirve de altavoz para elevar las reivindicaciones. Total, que en medio de un silencio rodeado por el griterío Delgado Ferreiro pita el comienzo del partido, el único sonido en los últimos cinco minutos. No sería la primera anomalía de un partido que se presumía plano y que resultó chato.

Ante Bolivia en Anoeta en 2012 la selección de Euskadi rompió la igualada en el minuto diez de partido, y solo tres más se demoraron ante Perú. Aduriz envió a la red un remate picado de Xabi Prieto que se topó con el poste. Gol y algarada en una grada en la que se reunieron alrededor de 20.000 espectadores, muchos menos de los que se anunciaba en la víspera, tan jóvenes, eso sí, como acostumbra. El fútbol, aunque suponga el principal argumento para defender la oficialidad de la Euskal Selekzioa (se rechazó el nombre de Euskadi en 2008), no es más que el elemento conductor de un día festivo. Con el gol de Aduriz se abrió un abanico de posibilidades para la tricolor ante una Perú descabezada, sin demasiado argumentario, y con la intención de mantener el telón lo más abajo posible. Tras el tanto del delantero del Athletic llegó el de Roberto Torres, que aprovechó un mal rechazo de la defensa a un centro de Iraola desde la derecha para convertir un remate raso desde la frontal del área que no pudo desviar Delgado.

EUSKAL SELEKZIOA, 6-PERÚ, 0

Euskal Selekzioa: Iraizoz (Zubikarai, m. 53); Iraola (Oier, m. 46), Ansotegi (Ekiza, m. 46), Iñigo Martínez (San José, m. 46), Aurtenetxe (Balenziaga, m. 46); Iturraspe (Illarramendi, m. 46), Beñat (Markel Bergara, m. 53); Xabi Prieto (Susaeta, m. 46), De Marcos (Toquero, m. 53), Roberto Torres (Ibai, m. 46); Aduriz (Agirretxe, m. 46).

Perú: Delgado (Penny, m. 46); Walter Vílchez (Gambetta, m. 57), Ramos (Merino, m. 46), Balbín; Cruzado, Óscar Vílchez, Advíncula (Rafael Farfán, m. 83), Yotun; Bazán (Céspedes, m. 74), Benavente (Aparicio, m. 86); Chávez. No utilizados: Herrera, Mariño, Retamoso, Fano, Ampuero, Rodríguez.

Goles: 1-0. M. 13. Aduriz. 2-0. M. 22. Roberto Torres. 3-0. M. 40. Aduriz. 4-0. M.46 Agirretxe. 5-0. M. 52. Agitretxe. 6-0. M. 80. Susaeta.

Árbitro: Delgado Ferreiro. Amonestó a Walter Vílchez, Chávez y Yotun.

San Mamés. Unos 21.000 espectadores.

Debió de quedarse con ganas Aduriz, ya que el guipuzcoano se fabricó una jugada al pelear un balón en largo que, tras domesticar de cabeza, acertó a introducir de nuevo en la portería peruana con un remate picado. Tres goles para una fiesta algo fría que necesitaba de elementos para encenderse.

Con el marcador desnivelado y la fiesta encendida llegó el descanso y con él la oportunidad de redimir el fiasco de la megafonía. Aunque no hubo rastro de la bertsolari Lujanbio, esta vez los himnos resonaron en las paredes de San Mamés.

Terminada la música volvió el fútbol, al menos el local, ya que Agirretxe, que había sustituido al bigoleador Aduriz, marcó a puerta vacía tras recibir un pase de Ibai Gómez desde la banda izquierda en el primer minuto de la segunda mitad. La entrada del interior del Athletic desarboló más si cabe a la defensa peruana, que volvió a ver como el ariete de la Real Sociedad, esta vez tras recibir un pase interior de Beñat volvía a perforar la portería rival. El sexto gol se lo reservó Susaeta con un remate ajustado al palo cuando la fiesta ya estaba inaugurada y celebrada.

Y así, de seis en seis volvió a sumar una nueva victoria Euskadi, aunque el partido en el que se decide su reivindicación siga con la megafonía averiada.