Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis del PSC por la consulta se traslada a los municipios

Ediles socialistas se desmarcan de la dirección y votan a favor del referéndum pactado por CiU, ERC, ICV y la CUP

Jordi Ballart, alcalde de Terrassa.
Jordi Ballart, alcalde de Terrassa.

La división entre los socialistas catalanes por el derecho a decidir se ha trasladado a los Ayuntamientos. Convergència i Unió (CiU) y Esquerra Republicana (ERC) están promoviendo mociones en los Consistorios para que estos respalden el pacto de la consulta suscrito la semana pasada que prevé el referéndum para el 9 de noviembre de 2014 con una doble pregunta. Los ediles socialistas de Igualada y uno de los tres de Valls se han distanciado de las directrices del Consejo Nacional del PSC, que aprobó que solo apoyará una consulta legal y pactada entre el Ejecutivo de Artur Mas (CiU) y el de Mariano Rajoy (PP).

Los Ayuntamientos de Valls y la Bisbal del Penedès han sido los primeros en votar y en las próximas semanas se avecina una ola de mociones, como la que se produjo hace tres años en favor de las consultas populares, que acabará por visualizar el conflicto de los socialistas. La dirección del partido ya ha anunciado que los diputados que no acaten la línea oficial corren el riesgo de expulsión. “Quien no vote con nosotros, está fuera del PSC”, afirmó una fuente del partido. Sin embargo, la ejecutiva levantará el pie del acelerador y no acordará ninguna sanción contra los concejales al entender que no han recibido ninguna instrucción para votar en un sentido u otro.

El Ayuntamiento de Terrassa, gobernado por el PSC, no tiene previsto votar la moción pero, sin embargo, su alcalde divulgó el lunes qué votaría en el referéndum. En un apunte en su blog, titulado Quiero votar, pero legalmente, Jordi Ballart, sucesor de Navarro en la alcaldía, defendió una consulta vinculante y lamentó que el sistema político tenga “demasiado miedo” a la decisión “libre y democrática del pueblo”. “Por encima de mis opiniones e ideas y de las que defiende mi partido, está la voluntad mayoritaria del pueblo”, sostiene Ballart, convencido de que la ley no debe impedir la votación y que la política “debe facilitarla”. Pese a señalar múltiples defectos del proceso y de que duda de que se celebre la consulta, Ballart valida la pregunta al revelar qué votaría: un a un Estado propio y un noa uno independiente porque aspira a uno federal.

El alcalde de Terrassa se desmarca de Navarro y valida la pregunta

Con el apunte en su blog respondiendo a la pregunta, Ballart, que ya había tachado de poco “creíble” el federalismo del PSOE, se ha desmarcado de la estrategia de Navarro, su mentor en Terrassa. Desde el primer día, el líder del PSC ninguneó el pacto de los cuatro partidos soberanistas por dos razones: primero, porque no está sustentado en el acuerdo entre los dos Ejecutivos; y, segundo, porque afirma que la pregunta solo sirve para “tapar” los recortes de CiU además de no ser ni “clara ni inclusiva”. En la sesión de control de ayer, el líder del PSC reprochó a Artur Mas que sólo se ocupe de la consulta y no del paro, el principal problema, dijo, de los ciudadanos. Miembros del sector crítico Fòrum Cívic  y diputados del grupo lamentan que Navarro no defienda con más ahínco la celebración del referéndum y lo limite solo a pedir la negociación entre los dos Ejecutivos. El grupo recuerda que Rajoy nunca autorizará la votación pero tampoco el PSOE si gobernara. Por ello, señalan que el partido ha sufrido numerosas bajas de militantes. Muchos de ellos militan ahora en el partido de Ernest Maragall, Nova Esquerra Catalana.

El PSC de Badalona vota hoy una escueta declaración sobre el derecho a decidir

Mientras, en Badalona, la tercera ciudad de Cataluña, gobernada por el PP y sin representación de Esquerra, vota hoy una moción en favor del derecho a decidir. El texto, firmado por el PSC, CiU e ICV, lo ha impulsado el Pacto local del derecho a decidir, que preside la exalcaldesa socialista Maite Arqué e integra a una treintena de entidades, capitaneadas por Òmnium. El documento se debía haber votado hace tiempo pero por un error se ha aplazado al Pleno de este mes. El azar ha querido que la votación coincida con la cadena de mociones de apoyo al referéndum de 2014, pero su contenido es mucho más moderado. “No tiene nada que ver con el pacto del referéndum. A eso hubiéramos votado que no”, aseguró ayer Jordi Serra (PSC). En cambio, Barcelona mañana sí  aprobará la moción soberanista. CiU, ERC e ICV votará a favor y el PSC y PP en contra. La duda está en qué hará Jordi Martí, el presidente del grupo, que hace un año ya fue el único edil socialista que respaldó la declaración soberanista del Parlament, informa Jordi Mumbrú.

El Ayuntamiento de Girona acaba de celebrar su Pleno mensual y discutirá la moción en enero. Pía Bosch, líder del grupo socialista y miembro de Fórum Civic, aseguró que no han decidido su voto. Fuentes de CiU dan por hecho que el PSC brindará su apoyo, al igual que ya hizo hace un año con la declaración soberanista. Ripoll (hoy) y Martorell también votarán la moción. La Bisbal del Penedès ya ha aprobado el texto. El único edil de PSC se abstuvo.

Más información