Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Etxeberria pide impulsar decididamente la presencia de víctimas en las aulas

El catedrático de Ética explica que ayuda a entender la deuda que la sociedad ha contraído con todas ellas

Aintzane Ezenarro, antes de iniciar su intervención en las jornadas de víctimas.
Aintzane Ezenarro, antes de iniciar su intervención en las jornadas de víctimas.

“Las víctimas moralizan la educación para la convivencia y la ciudadanía”. Xabier Etxeberria Mauleon, catedrático de Ética de la Universidad de Deusto ha explicado el valor de la presencia de las víctimas en la educación vasca en la primera ponencia de las jornadas organizadas por Bakeola para debatir sobre “La contribución educativa y social de las víctimas de la violencia y el terrorismo a la reconciliación”, que se celebran hoy y mañana en el Palacio Euskalduna. En su opinión, tras el cambio de Gobierno, “hay que exigir a la administración pública a que dé todos los pasos para que las víctimas estén en las aulas”, sin restricciones. “Hay que animar a esto, y superar el hecho de que a veces el problema está en las reticencias de los propios profesores”, ha recomendado. Para Etxeberria, el responsable del equipo que diseñó la metodología de los encuentros, la presencia de las víctimas en las aulas "nos ayuda a hacernos" cargo de nuestra deuda moral de reconocimiento y justicia con ellas, además de percibir lo que es de verdad la violencia y el ser perpetrador de ella. Según ha dicho es, además, una manera de recuperar la memoria y confrontar el pasado que finalmente “nos abre tanto a la dimensión personal como a la dimensión pública, con sus diversos significados de la victimización sufrida”.

En su opinión la presencia de las víctimas en el sistema educativo “desnuda la doble perversión” según la cual el terrorista asesina a alguien como una manera de atentar contra el modelo político o judicial además de la de víctimas de cada bando. Según ha sostenido, la presencia física de las víctimas de diferentes violencias en las aulas genera “un hermanamiento entre víctimas, en cuanto a víctimas. El valor de su presencia, con el testimonio más diálogo posterior de su presencia en las aulas, "es que desbarata la lógica moralmente perversa, de las víctimas de bandos enfrentados”, ha explicado.

Hemos propuesto a las víctimas que sólo al final del su relato digan quién las victimizó"

Etxeberria ha explicado que hemos pasado de casi ausencia de victimas en los años en que han sido victimadas, a un escenario en el que se está hablando de este asunto, aunque sea de forma muy discreta. “Ahora hemos propuesto a las víctimas para generar ese hermanamiento, que sólo al final de su discurso digan quién las victimizó. Quiebra las lógicas perversas de los bandos, el de nuestras víctimas o las de los otros, y está dando excelentes resultados en el alumnado y da a la educación y alcance moral extraordinario”, explica. Superado ese escenario “que dejaba en sordina la división entre los propios profesores, entre quienes la rechazaban la violencia” y los que callaban o la justificaban” se ha pasado a otro en el que el argumento de no dar a las víctimas un lugar educativo "es insostenible". Etxebarria, que ha tomado la palabra tras el teólogo Javier Vitoria, pesimista respecto de una reconciliación equilibrada en la sociedad vasca, decribió la posición de la izqueirda abertzale como de "cinica" a la hora de avanzar hacia la paz. "Nos duele lo que hicimos, pero estamos orgullos de ello, vienen a decir, y eso es cinico".

Bakeola contextualiza la presencia de las víctimas en las aulas como el primer paso para la reconciliación. En estos últimos años las organizaciones y administraciones, tanto de carácter privado como público, han puesto en marcha experiencias que cuentan con la presencia y la participación de las víctimas". Habían confirmado sus asistencia a las jornadas, Carmen Hernández, la viuda de Jesús María Pedrosa, concejal del PP en Durango asesinado por ETA en el año 2000, Pedro María Baglietto, miembro de la Fundación Víctimas del Terrorismo y hermano de Ramón Baglietto, asesinado por ETA en mayo de 1980, así como Asun Lasa, hermana de Joxe Antonio Lasa, asesinado por los GAL. También participarán la asesora en el Departamento de Educación del Gobierno vasco para el programa de víctimas educadoras y para el Plan de Paz y Convivencia, Aintzane Ezenarro, así como el coordinador de atención a las víctimas, Txema Urkijo.