Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Municipios endeudados

El plan de proveedores asfixia a Jaén

El Consistorio pagará un millón y medio al mes en intereses por los préstamos

La ciudad es la segunda capital española con mayor deuda per cápita

Fernández de Moya en el pleno que aprobó el plan de proveedores. Ampliar foto
Fernández de Moya en el pleno que aprobó el plan de proveedores.

El Ayuntamiento de Jaén se ha adherido, en la última semana, a un tercer plan de pago a proveedores que le permitirá abonar facturas de los dos últimos años por importe de 36 millones de euros. Junto a los dos planes anteriores, Jaén ha pedido ya al Gobierno central préstamos por valor de 253 millones. Aunque el alcalde, José Enrique Fernández de Moya (PP), se refiere a estas medidas de apoyo a los municipios como un “plan de empleo con letras mayúsculas” al suponer un alivio para la economía de muchas empresas, lo cierto es que el plan de pago a proveedores está asfixiando aún más la ya crítica situación financiera del Consistorio.

Los tres préstamos que el Ayuntamiento debe devolver al Ministerio de Hacienda le van a obligar a pagar, a partir del próximo año, un millón y medio solo en intereses a las entidades bancarias. Una situación que desde la oposición municipal se califica como insoportable y que certifica la “ruina” de las arcas municipales. Según los datos del ministerio a 31 de diciembre de 2012, Jaén era, tras Ceuta, la ciudad de más de 50.000 habitantes con el mayor endeudamiento per cápita de todo el país, con 2.553 euros por habitante. La capital también está entre las ciudades con un mayor incremento de su pasivo —un 227%— merced a los préstamos del plan de pago a proveedores.

Sin dinero para las nóminas

La grave situación económica del Ayuntamiento de Jaén tiene su principal reflejo en los problemas que el equipo de gobierno tiene para pagar las nóminas de los 1.400 empleados. “A nadie se le escapa que no hay dinero, que la situación es extremadamente complicada y que estamos haciendo un trabajo incansable para no deber ninguna nómina”, señala el concejal de Hacienda, Miguel Contreras, para justificar que los sueldos de noviembre no se puedan pagar hasta esta semana. Las nóminas de los empleados municipales suponen 2,8 millones mensualmente pero, tras pagar la Seguridad Social, al Ayuntamiento solo le ha quedado este mes una liquidez en tesorería de 1,3 millones. La previsión es que a final de año se abone la extra y en enero, la nómina de diciembre.

“El equipo de gobierno está haciendo un esfuerzo asombroso y titánico para llevar las nóminas al mes y para seguir pagando y mantener todos los puestos de trabajo”, manifiesta el edil de Hacienda, quien admite que el Consistorio se encuentra en quiebra técnica. Una situación de la que Contreras culpa “a los cuatro años de despilfarro y derroche que protagonizaron PSOE e IU” en el anterior mandato. El concejal garantiza que el actual equipo “seguirá haciendo un sobreesfuerzo y buscando el dinero debajo de las piedras para pagar las nóminas mes a mes y no dejar sin pagar ninguna”.

El Ayuntamiento abona para los dos primeros y grandes préstamos intereses superiores al 7%, mientras que para el préstamo suscrito el jueves será del 4,17%. A ello se suman 90 millones que las arcas municipales acumulan en deuda de funcionamiento diaria.

El PSOE ha mostrado su apoyo al plan de pago a proveedores pero apremia al alcalde a negociar otras condiciones financieras más favorables para no asfixiar al Ayuntamiento. “De no conseguir una rebaja por debajo del tipo de interés que ahora se paga y una ampliación del horizonte de devolución de los préstamos superior a los 25 años, se romperá el frágil equilibrio en el que se mantiene ahora”, advierte el concejal socialista Juan Carlos Rodríguez. El PSOE cree que este plan aboca al Ayuntamiento a un “callejón sin salida”, máxime si persiste la penalización del Gobierno de retener el 50% de la Participación de los Ingresos del Estado (PIE), un millón de euros que ha dejado de recibir el Ayuntamiento por no poder afrontar las obligaciones del endeudamiento.

Los socialistas alertan también de las consecuencias negativas que tendrá la “letra pequeña” del citado plan de proveedores. El edil José Manuel Colmenero recordó que la documentación remitida por el alcalde al ministerio para justificar cómo se va a devolver el préstamo que se solicita incluye un incremento del IBI por ocho millones de euros más al año, una reducción del capítulo de personal del 5% y que las tasas que incluyen las ordenanzas fiscales se eleven a su tipo máximo.

El alcalde considera este plan “fundamental para mantener miles de empleos”. En total 970 proveedores y 8.000 facturas (hasta el 30 de mayo) se verán beneficiados con este tercer plan. Fernández de Moya ha asegurado que el 70% de las deudas contraídas corresponden a deudas del mandato de PSOE e IU. Este plan de pago va a permitir pagar deudas a entidades como la Universidad de Jaén, Cruz Roja, Endesa, Gas Natural o Telefónica. El PSOE denuncia que más de la mitad son grandes empresas.