Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los partidos menos el PP critican el informe del Gobierno sobre duplicidades

El Gobierno catalán llevará a los tribunales la supresión de órganos por intentar la recentralización

Ciutadans pide lealtad institucional a La Moncloa por "extralimitarse" en sus competencias

El Gobierno catalán y todos los partidos con representación en el Parlament, excepto el PP, han reaccionado con dureza ante el informe publicado este martes por el Ministerio de Hacienda y elaborado por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas, que propone 120 medidas para paliar "duplicidades administrativas". El estudio afecta directamente a órganos dependientes de la Generalitat y del Parlament y podría plantear la supresión del Síndic de Greuges, la Sindicatura de Cuentas, el Tribunal de la Competencia, el Servicio Metereológico o el Centro de Estudios de Opinión.

El Gobierno catalán ha criticado el documento tras su reunión semanal por boca de su portavoz, Francesc Homs, quien ha considerado que se trata de "una reforma de la Constitución encubierta". Homs ha asegurado que de entrada la vicepresidenta del Ejecutivo, Joana Ortega, convocará la semana que viene a los partidos catalanes para analizar la situación y buscar una posición conjunta. El también consejero de la Presidencia ha anunciado que el Gobierno de Artur Mas llevará a los tribunales la supresión de órganos de la Generalitat.

Todos los partidos catalanes, salvo el PP, han censurado el informe. Esquerra (ERC) ha considerado, en palabras de su portavoz adjunto, Oriol Amorós, que el informe "dinamita la tercera vía" y constituye un "incumplimiento de la Constitución y un ataque a las autonomías". "El Partido Popular, campeón europeo de casos de corrupción en licitaciones, quiere eliminar el control en licitaciones", ha señalado Amorós. En nombre del PSC, su portavoz, Maurici Lucena, ha recordado que "la reforma de la administración está pendiente" pero que en ningún caso debe hacerse "podando el autogobierno que legítimamente tiene Cataluña". "Creemos que el Gobierno catalán podría haber racionalizado la estructura de la Generalitat pero eso no puede hacerse constriñendo el Estatut", ha apuntado Lucena, quien se ha mostrado dispuesto a hablar con la vicepresidenta Ortega en la ronda de contactos para buscar una postura conjunta.

Dolors Camats, portavoz de Iniciativa-Esquerra Unida, ha arremetido contra el PP, al que ha acusado de utilizar la crisis para su interés político, "que es cambiar el modelo de Estado para recentralizar competencias". Camats ha asegurado que el Gobierno busca "cargarse un modelo de control, transparencia y garantía de derechos" con la excusa del ahorro. "Sabemos que le Gobierno tiene intención de combatir este informe, pero quisiéramos recordar que CiU es autor de las leyes Omnibus, que enseñan la patita y han provocado la eliminación de organismos de control con la excusa del ahorro", ha sentenciado Camats.

Jordi Cañas, portavoz de Ciutadans, se ha sumado a las críticas al informe. Cañas ha defendido que algunos de los organismos que se propone suprimir son estatutarios y "no se pueden tocar por el Gobierno de España". Desde Ciutadans, han pedido "lealtad institucional" a La Moncloa al advertir que "se ha extralimitado" en el informe. Pese a las críticas, C's ha querido dejar clara su posición favorable a acabar con "estructuras duplicadas": "No entraremos en el juego de decir que todo el informe es malo. Ciutadans no quiere que ni un solo euro vaya a cosas como Diplocat. Leeremos el informe y el día que nos convoque Joana Ortega iremos a decirle lo que opinamos", ha concluido Cañas.

Por su parte Enric Millo, portavoz del PPC, ha afirmado que el Ejecutivo catalán "está obsesionado con hacer oposición" al de España. Millo ha defendido el trabajo de la Comisión para la Reforma de las Administraciones Pública, y ha asegurado que su propuesta "ayuda a las Comunidades Autónomas" a racionalizar su administración y a no convertirla en una carga. "El problema de CiU es que quiere crear un Estado nuevo dentro de otro Estado. El Gobierno debería tomar en cuenta el consejo que le dan", ha explicado Millo, animando al Gobierno de Mas a simplificar la administración.