Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE rechaza el Plan de Paz de Urkullu

Ares considera "arreglos cosméticos" los cambios introducidos por el Ejecutivo

Ares, durante su comparecencia en Bilbao.
Ares, durante su comparecencia en Bilbao.

El PSE ha rechazado hoy el Plan de Paz y Convivencia, aprobado por el Gobierno el pasado martes, por considerarlo "insuficiente, lleno de ambigüedad, equidistancia, profundamente equivocado e ineficiente".

El secretario de Organización del PSE y esconsejero de Interior, Rodolfo Ares, ha sostenido en una rueda de prensa en Bilbao que la incorporación del llamado suelo ético al plan no resulta suficiente, porque se ha añadido como un anexo en lugar de "impregnar" todo el plan. "El texto continúa manteniendo el mismo análisis, los mismos principios, la misma filosofía y las mismas medidas que el documento original, más allá de algunos arreglos cosméticos" tras las aportaciones de partidos y grupos sociales, ha apostillado.

"Sigue utilizando un lenguaje ambiguo y alambicado, de ingeniería de mediación, que rebaja valoraciones sobre la violencia más persistente y dañina, la de ETA, y sigue hablando de violencia en vez de terrorismo, de muertes en vez de asesinatos", ha mantenido el dirigente socialista.

Para el extitular de Interior, el plan "diluye la gravedad" del terrorismo etarra al "envolverlo en un conjunto de violencias y vulneraciones de derechos humanos de distinto signo" y "no tiene con el terrorismo de ETA el mismo grado de concreción y de beligerancia que sí tiene con el hecho de la tortura". Además, ha reprochado al Ejecutivo que no se implique en la "batalla del relato y de la memoria" al entender que no se puede "imponer un relato que no sea compartido por todos".

A juicio de los socialistas, ya hay un "relato" compartido por "la gran mayoría de las fuerzas políticas de Euskadi, salvo quienes defendían a ETA y todavía hoy se resisten a hacer autocrítica de su pasado", y es el aprobado en el Parlamento en la Ley de Reconocimiento y Reparación a las Víctimas del Terrorismo.

No tiene con el terrorismo de ETA el mismo grado de concreción y de beligerancia que con la tortura"

El PSE ha insistido en que el objetivo de un plan de paz y convivencia debe ser conseguir la disolución de la banda armada sin contraprestaciones, fortalecer una política de memoria, verdad y justicia, exigir una revisión crítica de su pasado a quienes justifican el terrorismo, asentar la convivencia sobre valores éticos y democráticos y legitimar el Estado democrático

Ares ha opinado que el plan del Gobierno es "poco realista" si lo que pretende es conseguir "microacuerdos" en la ponencia parlamentaria de Paz entre los cuatro grandes partidos vascos (PNV, EH Bildu, PSE y PP), ya que esa ponencia parlamentaria "no funciona y no es viable" tras la retiada de la misma de los socialistas y la negativa a participar de PP y UPyD. "Si en septiembre no había condiciones para trabajar en la ponencia, menos ahora que dirigentes de Sortu [en referencia a Hasier Arraiz] defienden con orgullo su pasado más negro, el de 'ETA mátalos' y la infame ponencia Oldartzen de socialización del sufrimiento".

Para el exconsejero de Interior, "pretender buscar el consenso con EH Bildu, rebajando las exigencias éticas y democráticas, es una terrible equivocación, sobre todo cuando el mundo de quienes apoyaron o justificaron el terrorismo están manifestando un granítico inmovilismo a la hora de revisar con un mínimo de crítica su pasado".

Ares ha concluido que tras el rechazo de toda la oposición al Plan de Paz, el Gobierno deberá decidir "qué hace con el plan y qué camino seguir".

Más información