Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas apacigua el choque entre Duran y Junqueras para salvar la consulta

El líder de CIU admite en India que el debate se ha convertido en un “guirigay”

Artur Mas saluda al ex ministro de asuntos exteriores de la India, S.M.Krishna.
Artur Mas saluda al ex ministro de asuntos exteriores de la India, S.M.Krishna.

El bloque de formaciones partidarias de la consulta soberanista en Cataluña han alcanzado cotas de enfrentamiento máximo justo cuando el proceso que lidera Artur Mas entra en la decisiva fase de pedir al Gobierno la convocatoria de un referéndum con una fecha y una pregunta pactada. Las principales discrepancias las exhiben día sí día también Unió Democràtica de Catalunya y Esquerra Republicana. Artur Mas decidió salir ayer a poner paz después de que el líder de ERC Oriol Junqueras haya asegurado que Mas tiene el enemigo en casa en referencia a Josep Antoni Duran Lleida y que éste respondiera apuntando que se habían hecho demasiadas concesiones a ERC.

Lo último que quiere el presidente de la Generalitat en estos momentos es que en Madrid cunda la sensación de que los partidos favorables a la consulta son incapaces de articular una propuesta de fecha y pregunta para el referéndum y que, por lo tanto, se disparen un tiro en el pie antes de empezar la partida. De ahí que a la vista del grado de enfrentamiento al que ERC y Unió han alcanzado mientras Mas estaba de visita oficial a India, Mas pidiera ayer calma a todos tras admitir que el debate se ha convertido en un “guirigay”.

Duran: “Quizás hemos malacostumbrado a Esquerra”

Si la semana pasada evitó censurar las palabras del líder de ERC, Oriol Junqueras, sobre una posible huelga de siete días para reclamar la independencia, ayer hizo lo mismo con las críticas de Duran. En una carta a la militancia, el líder democristiano y socio minoritario de la federación CiU, aseguró: “Quizá hemos malacostumbrado a ERC” con excesivas concesiones. El democristiano apuntó que el pacto sobre la pregunta no debe ser plegarse a los deseos de los republicanos: “No está escrito en ningún sitio que el consenso sea aceptar lo que Esquerra quiere”.

El democristiano respondía así a los reproches escuchados el día anterior. Junqueras había avisado a Mas que él y ERC eran más leales al presidente que “algunos de los suyos”, en clara alusión a Duran. El malestar del líder de Unió también se produce por las críticas al partido por no haber propuesto una pregunta para la consulta. “Ayer leía a un periodista que decía que los únicos serios y coherentes son los de ERC porque han definido claramente la pregunta mientras el resto nos peleamos. Lo insinuaba también el líder de este partido. ¡Veamos! Si ERC quiere hacer pública su pregunta tiene todo el derecho de hacerlo. El mismo derecho que tenemos el resto de intentar que el debate acerca de la pregunta no se haga con discusiones públicas”, escribió en su carta. El democristiano pidió confiar en la mediación de Mas para llegar al consenso.

Preguntado por las últimas críticas de Duran a sus socios parlamentarios, Mas afirmó que prefería no responder porque “diga lo que diga será malinterpretado”. Aseguró que su silencio obedece a que “en las próximas semanas tenemos que forjar acuerdos muy importantes para el conjunto del país”, dijo refiriéndose a la consulta soberanista.

A partir del lunes y durante todo el mes de diciembre Mas se propone recomponer el consenso y aunar las posiciones distantes que aún mantienen Unió e Iniciativa per Catalunya por una parte y Esquerra y Convergència por la otra. El objetivo es cerrar el año con una propuesta sobre qué preguntar a los ciudadanos. El problema es que ERC quiere preguntar específicamente sobre independencia sí o no y que tanto Unió como Iniciativa defienden una tercera vía.

Mas se propone recomponer el consenso a partir del lunes

Mas ya ha advertido esta semana que no llegar a un acuerdo sobre algo tan básico como la pregunta haría embarrancar de forma casi definitiva el proceso soberanista. Con todo, desde Convergència se trabaja con el acuerdo como única hipótesis. De hecho, Mas dio por hecho ayer desde Bangalore (India) donde cerró su viaje oficial de seis días, que 2014 será “un año de gran intensidad política”. Por ello el presidente catalán dijo que focalizará sus viajes en el seno de Europa y que solo prevé hacer una de las dos misiones comerciales fuera de Europa que ha encabezado este año.

Más allá de la consulta, la Generalitat se enfrenta a otras urgencias de todo tipo que tendrá que negociar con el Gobierno central. En la lista de prioridades está cobrar los 1.700 millones de euros comprometidos por el Ministerio de Hacienda para pagar a proveedores y que, de momento, no han sido ingresados. También queda por cerrar el acuerdo sobre el impuesto de depósitos bancarios, fuente de todo tipo de litigios entre autonomías y Administración central. Mas pidió ayer que el pulso soberanista no empañe toda la vida política y que el Gobierno actúe en los otros ámbitos.

A medio plazo, el otro gran reto político de Mas, al menos ante el electorado catalanista, es mantener el modelo de inmersión escolar en catalán que la Ley Wert dinamita. El presidente de la Generalitat se mostró confiado de que la ley no se aplicará en Cataluña, si bien evitó hablar abiertamente de insumisión. En la lista de peticiones a Rajoy, Mas añadió ayer otra. Concretamente que deje de “hacerles el juego” a los medios de comunicación que reiteradamente comparan el proceso soberanista catalán con el nazismo. El presidente exigió a Rajoy que “se ponga del lado de la democracia” después de que éste se mostrara sorprendido por la intención de la Generalitat de sancionar a estas cadenas de televisión.

El presidente delega la visita a la Fundación Vicenç Ferrer

Artur Mas finalizó ayer su viaje oficial a India de seis días de duración sin visitar la Fundación Vicenç Ferrer, homónima del cooperante catalán fallecido en 2009 tras una larga y reconocida trayectoria en el país asiático. El presidente catalán estuvo ayer en Bangalore, a unas cuatro horas en coche de la región de Anantapur, donde tiene la sede la fundación.

La Generalitat alegó falta de tiempo para que el presidente catalán se desplazara hasta ese punto. En su nombre, y mientras el presidente participaba en actos empresariales, acudió el secretario de Exteriores de la Generalitat, Roger Albinyana. Le acompañó la esposa del presidente catalán, Helena Rakosnik. Ambos fueron recibidos por Moncho, hijo de Vicente Ferrer, actual director de la fundación. En la reunión hablaron de la posibilidad que la Generalitat ayude a la entidad a buscar financiación privada en Cataluña.

Ferrer ha sido el catalán más reconocido en India y tiene una larga lista de distinciones a nivel internacional. Fue nominado en dos ocasiones al Premio Nobel de la Paz y en Cataluña se le otorgó la Creu de Sant Jordi en 1999. En 2001 la Comisión Europea reconoció a su fundación como la mejor de las que participó en las tareas de rescate del terremoto de Gujarat, un seísmo de 8,1 grados que provocó cerca de 20.000 muertes.