Nueva búsqueda de fosas en Alfacar

Un equipo inicia este sábado catas en un lugar próximo al que se buscó a Lorca

Excavaciones en Alfacar en 2009.
Excavaciones en Alfacar en 2009.m. zarza

La Junta de Andalucía vuelve a excavar en la zona donde se cree que está enterrado Federico García Lorca, el Barranco de Víznar. Hace cuatro años la Consejería de Justicia intentó encontrar los restos de Lorca —y de otros cuatro fusilados— junto al parque que lleva su nombre en Alfacar, pero no halló absolutamente nada. El pasado verano la Dirección General de Memoria Democrática excavó también en ese área, a 800 metros del Parque García Lorca, y encontró algunos restos óseos (todavía sin identificar) y armas de fuego. Y ahora, según ha anunciado este viernes el director general de Memoria Democrática, Luis Naranjo, la Junta regresa con un nuevo sondeo, esta vez en el Peñón Colorado, a unos 500 metros del Barranco de Víznar y a un kilómetro del Parque García Lorca.

Allí, en un terreno ligeramente hundido frente al cortijo Los Llanos de Corvera (conocido también como cortijo Gazpacho o Pepino), el historiador Miguel Caballero cree que pueden estar los restos de Lorca y de otras personas que fueron fusiladas junto a él: el maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcoyas. Caballero, autor del libro Las últimas 13 horas en la vida de García Lorca, lleva años intentando que las Administraciones —Ayuntamiento de Alfacar, Junta de Andalucía— apoyen esa excavación, pero el fiasco de 2009 hizo que el Gobierno autónomo no quisiera saber nada de nuevos sondeos. Sin embargo, la llegada de IU a la Junta y la creación de la Dirección de Memoria Democrática ha impulsado de nuevo la localización de fosas de la Guerra Civil y el franquismo, y Caballero ha encontrado en Naranjo el aliado que buscaba.

No obstante, Naranjo ha aclarado que el objetivo de este nuevo sondeo "no es encontrar a Lorca, sino a personas asesinadas durante el golpe de Estado que desembocó en la Guerra Civil", aunque no descarta que se puedan hallar los restos del poeta. La excavación se enmarca, según Naranjo, en los objetivos generales que se ha marcado su departamento para la localización de fosas de personas desaparecidas "de forma forzada" o asesinadas en los días del levantamiento militar de 1936, al objeto de reparar el daño de las familias, y la indagación que comienza este sábado constituye una segunda fase de la iniciada en el Barranco de Víznar durante el mes de junio del pasado verano. "Sería una falta de respeto para el resto de víctimas que personalizáramos este sondeo solo en Lorca, aunque reconocemos su proyección histórica y mediática, pero para nosotros todas las víctimas son iguales", indica Naranjo.

Un equipo de 14 personas realizará catas en los próximos tres días de forma manual, ayudadas con el uso de un georradar, en un área de 1.200 metros cuadrados, donde Miguel Caballero cree que, según los archivos y documentos que ha consultado, así como las pesquisas de otro investigador, Eduardo Molina Fajardo, podría haber tres fosas con personas enterradas. El presupuesto inicial de este sondeo es de 10.000 euros.

El Peñón Colorado era un antiguo campo de instrucción de las tropas de la Falange, aunque después tuvo uso como olivar, y Miguel Caballero estima que existen varios testimonios recogidos por Molina Fajardo que coinciden en que esos terrenos podrían albergar varias fosas con personas fusiladas.

Sin embargo, el arqueólogo director de este nuevo sondeo, Javier Navarro, ha señalado este viernes que los trabajos serán "complicados", pues la zona ha tenido uso agrícola y los terrenos han sido alterados. "En lugares no agrícolas, cuando se excava, aunque pasen muchos años queda una especie de bañera, un área deprimida. Esperamos que en esta zona de intervención, que fue un olivar y después yermo, estas evidencias persistan", explica. "En dos zonas quitaremos la tierra, y rascando en ella se puede determinar dónde está la fractura y si existe o no fosa. A veces no se excava con rigor metodológico, se emplean palas excavadoras que son un error, porque se pierden datos y se destroza el terreno, hay pistas que si no se excavan con rigor, se pierden", según el arqueólogo.

El entorno del Barranco de Víznar constituye, para la Dirección de Memoria Democrática, uno de los puntos neurálgicos de Andalucía para la localización de fosas de la Guerra Civil. Según Naranjo, se estima que allí pueden estar enterradas "entre 3.000 y 3.500 personas".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción