Las empresas de limpieza proponían un 33% menos de personal, según el PSOE

Asegura que el Ayuntamiento sabía que la plantilla iba a bajar de 8.787 a 5.885 trabajadores

Empleados de limpieza, en la calle general Lacy.
Empleados de limpieza, en la calle general Lacy.CARLOS ROSILLO

Tras mucho insistir al gobierno municipal durante casi dos meses, el Partido Socialista de Madrid ha podido acceder al fin a las ofertas presentadas por empresas para hacerse con el contrato municipal de limpieza viaria. Los pliegos de condiciones obligaban a las aspirantes a presentar un informe "detallado" que especificara los "puestos de trabajo y plantilla" que iban a dedicar al servicio.

Tras obtener el contrato con una rebaja de precio superior al 30%, las concesionarias anunciaron el despido de 1.134 empleados. Los trabajadores declararon una huelga indefinida, que se zanjó con dos semanas sin servicio de barrenderos y la ciudad cubierta por toneladas de residuos. Finalmente, trabajadores y empresas llegaron a un acuerdo que incluía fuertes rebajas de salarios y expedientes de regulación de empleo temporales, pero ningún despido.

La alcaldesa, Ana Botella (PP), afirmó "rotundamente" que las empresas no le habían avisado en sus ofertas de su intención de presentar un expediente de regulación de empleo (ERE). Las concesionarias señalaron que en sus ofertas no había en efecto ningún anunció de ERE. Pero, a tenor de la información sobre plantillas incluida en esas ofertas, el líder municipal socialista, Jaime Lissavetzky, considera que el Ayuntamiento sí podía saber cuántos empleos se iban a perder.

Las ofertas no detallaban "de forma específica" sino "genéricamente" la información sobre plantillas requerida en los pliegos. Pero Lissavetzky ha concluido que sí cifraban las plantillas previstas. En el contrato anterior, había 8.787 empleados. De las ofertas presentadas se deduce que esa cifra se reduciría a 5.885 trabajadores, es decir, un tercio menos.

"O Ana Botella dimite, o cesa al concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito" por esta "enorme mentira", ha asegurado Lissavetzky. "Hay que actuar inmediatamente y paralizar los contratos cuya licitación ya está en marcha", ha apostillado la concejal socialista Ruth Porta.

Lissavetzky ha anunciado además que solicitará la creación de una comisión especial que analice la calidad del servicio de limpieza viaria y la concesión de los contratos que aún faltan (pavimentación, alumbrado y basura). Y ha añadido que, de ganar las elecciones en 2015, "avanzará en la remunicipalización" de estos servicios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS