Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa del PSC de Rubí renuncia a la reelección y carga contra el aparato

La federación comarcal, avalada por la dirección, rechaza las elecciones primarias abiertas que reclama la edil.

Carme García, alcaldesa de Rubí. Ampliar foto
Carme García, alcaldesa de Rubí.

En Rubí no se aplicará el acuerdo del último congreso del PSC para escoger al cabeza de lista a las municipales de 2015 con elecciones primarias abiertas a la ciudadanía. La dirección local y comarcal del partido, con el aval de la calle de Nicaragua, ha optado por no aplicar ese mecanismo de participación ciudadana y eso ha llevado a la alcaldesa de la ciudad, Carme García, a arrojar la toalla y renunciar a presentarse, según explicó a EL PAÍS.

“¿Por qué tienen miedo a la democracia?”, se preguntó ayer la alcaldesa, que seguirá en el cargo hasta los comicios. En 2015 cumplirá tres mandatos con la vara de mando. García acabó en 2003 con 24 años de alcaldes del PSUC o de ICV en esta ciudad de 75.000 habitantes, pero hace unos meses se inició el divorcio entre el grupo municipal, por un lado, y la ejecutiva local y comarcal, por otro, que ha derivado ahora en este enfrentamiento.

La celebración de elecciones primarias abiertas a la población en las ciudades de más de 50.000 habitantes que aprobó el último congreso PSC está condicionada a que lo avale la ejecutiva de la federación comarcal del PSC. Como en el caso del Vallès oeste no se ha producido ese requisito, solo podrán votar militantes y simpatizantes.

El sector crítico pincha en Girona

El desmarque del PSC del proceso soberanista sigue dando que hablar en la vida interna del PSC. En Girona se celebró el lunes por la noche una asamblea de militantes que duró más de dos horas en el que el sector crítico intentó que se votara la resolución que solo obtuvo el 13,5% de apoyo en el consejo nacional que celebró el partido el domingo.

La mayoría de la veintena de intervenciones clamaron por evitar que volviera a votarse y al final ganaron. También se intentó que se votara un pronunciamiento de la militancia sobre qué tenían que votar los diputados del PSC el próximo 5 de diciembre en el Parlament, cuando se debata una resolución pidiendo a Mariano Rajoy que transfiera a la Generalitat la competencia para convocar referéndums.

Los exconsejeros Marina Geli y Joaquim Nadal tomaron la palabra para desmarcarse de la dirección y reivindicar sus planteamientos, pero quedaron en minoría.

García acusa al aparato del partido de seguir anclado en las viejas formas de hacer política, en lugar de abrirse a la sociedad. La dirección replica que la alcaldesa “tiene un problema” con algunos concejales y con el PSC local y que no se presenta a las primarias porque no quiere.

Hace unos dos meses, la alcaldesa destituyó de sus responsabilidades a dos regidoras que se semanas antes se habían postulado para las primarias y que son las que ahora promociona la federación comarcal. En el escenario de primarias abiertas en el que también votasen los ciudadanos, la alcaldesa partiría con ventaja, pero al quedar reducida la disputa a los militantes y simpatizantes, las dos ediles afrontan mejor el proceso.

Un manifiesto de militantes y ciudadanos con 400 firmas reclamó hace unas semanas que la población pudiera votar en las primarias, pero de nada ha servido. “Los resultados del equipo de gobierno están ahí, como la petición de la militancia y la ciudadanía, pero si los partidos no cambian no acabaremos nunca con el distanciamiento que tiene los ciudadanos de nosotros”, asegura García, licenciada en Historia y que intentará volver a trabajar de documentalista cuando acabe su mandato

Quien sí anunció ayer que concurriria a las primarias de Reus (Baix Camp) es Francesc Vallès, diputado en el Congreso. Queda por ver si serán primarias reducidas, como en Rubí, o abiertas, en función de lo que resuelva también la federación comarcal del partido. El PSC intentará así recuperar una alcaldía de peso que ostentó Lluís Miquel Pérez y que derivó en un agujero millonario con el caso Innova que investiga la justicia.

Vallès avanzó que su objetivo principal será “la gente y sus problemas cotidianos” y que pretende recuperar la credibilidad en el proyecto socialista. También dijo que quiere ocuparse de dinamizar la economía local y generar puestos de trabajo.