Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigado el robo de una niña en 1987 en la clínica Dexeus

El robo se produjo, presuntamente, el 18 de junio de 1987

El Juzgado de Instrucción número 22 de Barcelona investiga el caso de una niña robada. Aunque en esta ocasión, la historia ocurrió no hace tanto, en 1987, en la clínica Dexeus. El robo se produjo, presuntamente, el 18 de junio de hace 26 años, según un auto difundido ayer por el Tribunal de Justicia de Catalunya (TSJC), que admite a trámite la querella puesta por la madre.

A. R. acudió a la conocida clínica privada de Barcelona, donde dio a luz a una niña. Pero la doctora que la atendió, Victoria L., le explicó que había tenido un varón, y que este había nacido muerto. Pero la niña, según el relato de los hechos que recoge el auto, en realidad estaba viva y fue dada en acogimiento. Posteriormente, fue adoptada por una pareja.

Lo hicieron el 17 de noviembre de ese mismo año, en virtud de una sentencia del juez del Tribunal de Menores, que afirmaba que “la menor estaba abandonada y era hija de padres desconocidos”. Los padres adoptivos entonces la inscribieron en el registro, dándoles ambos sus apellidos.

Pero A. R., según la querella, nunca dio su consentimiento. Por eso su denuncia va dirigida contra la doctora que la atendió —y que sigue figurando en la web de la clínica como jefa del equipo de obstetricia— y “otros” por detención ilegal, según recoge el mencionado auto, que no especifica cuándo se interpuso ni contra qué otras personas va dirigida.

Prueba de ADN

Tanto A. R. como la que decía que era su hija se sometieron a la prueba de ADN, que confirmó el parentesco. El pasado 17 de mayo, con mediación de la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA), madre e hija se reencontraron. Ambas “mantienen relación continuada”, según recoge el auto. El juzgado ha solicitado ahora un atestado a la Policía Nacional para que se esclarezcan, con fechas e involucrados, los hechos, el modo y la forma en que pudieron llevarse a cabo.

La clínica expresó ayer a través de un comunicado su “plena confianza en la corrección de su actuación y la de sus profesionales, como en la labor de los tribunales de Justicia”. Los representantes legales de la denunciante declinaron comentar cualquier detalle sobre el caso, y lamentaron que ni siquiera tenían conocimiento aún de la decisión judicial.