Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición rechaza los presupuestos de Barberá para 2014

El PSPV critica la subida del IBI, Compromís el aumento del gasto en luz y EU, la pérdida de empleos

Los tres grupos municipales aseguran que son el resultado de 22 años de mala gestión del PP

Los grupos municipales del PSPV, EU y Compromís han mostrado este martes su oposición a los presupuestos del Ayuntamiento de Valencia para 2014 en la Comisión de Hacienda al considerarlos "insuficientes, injustos e insolidarios". Han criticado que están "condicionados" por la "mala gestión" de Rita Barberá durante sus 22 años de Gobierno, lo que ha provocado que el 15,4% del total de las cuentas, 112,5 millones, se destinen a la amortización de deuda.

El único punto positivo, a su juicio, son los 100.000 euros que crece la partida de Bienestar Social, gracias a las mociones de la oposición, para compensar el pago del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana en los supuestos de pérdida de la vivienda habitual por un proceso de ejecución hipotecaria.

El concejal socialista Pedro Sánchez ha señalado en rueda de prensa que las cuentas del próximo año están condicionadas al plan de ajuste y de desequilibrio financiaro impuestos por "el déficit" y "el descontrol del gasto" de años anteriores y que "contradice" a Barberá cuando "repite que es modélica su gestión".

De hecho, ha señalado que el informe de estabilidad presentado en la comisión demuestran que salvo Mercavalencia todas las empresas municipales tienen pérdidas con la particularidad de que si las de AUMSA (Actuaciones Urbanas Municipales S.A) y Palacio de Congresos son "asumibles", por contra los 23 millones de "agujero" de la EMT "ponen en peligro" el propio Plan de Estabilidad.

Al respecto ha señalado que tras 14 meses el Ayuntamiento aún no ha presentado el plan de saneamiento para la EMT, que sólo puede ser "una plan de refinanciación de esta deuda a largo plazo porque si el Ayuntamiento pusiera el dinero de forma inmediata el equilibrio de sus cuentas se quebraría".

Del mismo modo, ha apuntado que el documento marco presupuestario hasta 2016 pone en entredicho "las afirmaciones del PP de que se congelan los impuestos y se aumentan las inversiones" ya que en él "se reconoce" que "el incremento de las tasas compensa la disminución de las trasferencias" y además recoge que "la subida del 10% del IBI que iba a ser provisional se mantienen hasta 2015". Además, revela que las inversiones en todo este periodo se limita a 30 millones al año.

Sánchez ha señalado que las cuentas de Barberá para el próximo ejercicio son "irreales" porque "siguen presupuestando por debajo de las necesidades reales de la ciudad", son "insolventes" porque "destinan gran parte a pagar la deuda a los bancos" y son "antisociales" porque "no crean empleo ni ayuda a las inversiones". Además, ha reprochado a Barberá sus "trampas" por "tratar de ocultar que no hay inversiones incluyendo obras del Plan Confianza que debían estar hace años en funcionamiento".

Destrucción de empleo

Los concejales de EU Amadeu Sanchis y Rosa Albert han explicado que votarán en contra de la amortización de 636 plazas en todos los servicios municipales, que se suman a las 230 de este año, ya que a "la pérdida de calidad" que suponen hay que tener en cuenta que "deja sin colchón" al Ayuntamiento por el Gobierno central plantea "un nuevo recorte". Esto "significa que habrá que despedir directamente a trabajadores".

Por ello, han marcado al PP "la línea roja" que el cap i casal "no debe cruzar" y es "garantizar públicamente que no aprobarán ningún ERE de extinción para ninguna de las empresas municipales".

Albert ha criticado que el 5,2% del total del gasto de los 730,6 millones del presupuesto son para pagar intereses, un total de 38 millones, de los que 7 millones se reversan a saldar intereses de demora, un 40% más que en 2013, aunque a 30 de septiembre "ya se habían agotado", por lo que habrá más. Además, se destina un 10,2% al pago de amortizaciones, un 72 millones.

Asimismo, ha criticado la reducción de un 1,5% de las trasferencias del Estado y de un 6,6% de las Generalitat sin tener en cuenta además que se incluyen equipamientos paralizados del Plan Confianza, como el polideportivo de Nou Moles, o que el Consell reduzca la partida para Bienestar Social o el Palau de la Música mientras el Ayuntamiento mantiene 200.000 euros para el Palau de les Arts.

Respecto a las principales partidas, ha lamentado la reducción de un 6% de la de empleo y un 36,2 la de Juventud y que se trasfieran competencias a Innovación que "no sabemos cómo se van a plasmar". Asimismo, ha advertido de los peligros de la concentración de servicios en una misma contrata ya que "la única forma de ahorro es por reducción de empleo o empeoramiento del servicio". "Son unos presupuestos insuficientes,injustos e insolidarios", ha apostillado.

Por último, el portavoz de Compromís per Valencia, Joan Ribó, en un comunicado, ha votado en contra de la propuesta inicial porque son "unos presupuestos que van en contra de los ciudadanos de Valencia" ya que se reservan 112,5 millones a la deuda, el 15,4% del total del presupuesto, lo que "hipoteca el futuro". Por ello, considera "necesario" hacer una auditoría de esta deuda para determinar "qué parte es legítima y qué ilegítima y decidir la que tenemos que pagar.

Además, ha destacado los más de 22 millones para pagar el suministro de energía, lo que supone un incremento del 37,08%. "El Ayuntamiento tiene un problema con el consumo de energía eléctrica desmesurado, que junto a la reforma eléctrica del gobierno central, en tramitación, obliga a desviar asignaciones de otras partidas como bienestar social u ocupación, para pagar a las grandes empresas eléctricas", ha apostillado.

Cuentas ajustadas a la realidad

El concejal delegado de Hacienda, Silvestre Senent, ha replicado a los grupos de la oposición, subrayando que las cuentas municipales para 2014 "se ajustan a la realidad económica, manteniendo los servicios públicos, la inversión y la congelación de impuestos".

Senent ha defendido el presupuesto dedicado a la limpieza de la capital: "El millón de euros que el Ayuntamiento dedica a la semana a la limpieza urbana y a la recogida de basura es una cantidad suficiente y está muy por encima de lo que destinan otras ciudades de nuestras características".

De la partida de alumbrado, el concejal ha respondido a Compromís que el aumento no obedece a un mayor gasto en electricidad sino al previsible aumento en el recibo de la luz". Sobre el aumento del IBI, que denuncian los socialistas, Senent ha matizado que se mantiene la congelación de impuestos, y en Valencia no hemos subido el IBI desde 2005 y los valores catastrales no se revisan desde el año 1997".

Más información