Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gómez Bermúdez ve “impecable” que la Audiencia ordene excarcelar a etarras

El magistrado opina que la 'doctrina Parot' ha quedado "absolutamente derogada" y su aplicación debe ser "inmediata"

El magistrado Javier Gómez Bermúdez y la abogada Amaia Izko, antes de comenzar el coloquio en San Sebastián.
El magistrado Javier Gómez Bermúdez y la abogada Amaia Izko, antes de comenzar el coloquio en San Sebastián.

El magistrado Javier Gómez Bermúdez ha manifestado hoy en San Sebastián que la denominada doctrina Parot ha quedado "absolutamente derogada" por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y su aplicación debe ser "inmediata", por lo que ha considerado "impecable" la actuación de la Audiencia Nacional que está propiciando la excarcelación de presos de ETA.

Gómez Bermúdez ha participado en un coloquio-debate con la abogada Amaia Izko, defensora de la etarra Inés del Río, cuyo recurso ante la Corte europea haya servido para "defenestrar" y "finiquitar definitivamente" la doctrina Parot, que obliga a la salida de decenas de presos, la mayoría de ETA. Durante la clausura de los XV Encuentros Jurídico-Penitenciarios organizados por el Colegio de Abogados de Gipuzkoa junto a los consejos General y Vasco de la Abogacía, ambos han polemizado en un tono respetuoso y cordial, aunque han defendido posiciones opuestas.

El juez de la Audiencia Nacional, que en alguna ocasión se ha presentado como "uno de los padres" de la doctrina Parot, ha admitido que "no hay nada que discutir" acerca de su "derogación definitiva" tras la sentencia dictada por el TEDH, por lo que ha destacado la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, y especial el magistrado Ramón Sáez Valcárcel, "ha actuado impecablemente" al ordenar la salida de prisión de numerosos etarras.

Por su parte, Izko ha sostenido que la Parot ha sido "uno de los puntos más negros" de la práctica judicial española, porque su aplicación ha supuesto "la vulneración del principio de legalidad penal y del derecho fundamental a la libertad". La letrada, portavoz de Sortu, ha calificado la doctrina como "la reedición de la ley del Talión adaptada al siglo XXI" porque pretende que "los presos vascos se pudran en las cárceles".

Gómez Bermúdez ha expresado de forma vehemente su disconformidad con esta apreciación e Izko, a quien ha recordado que la limitación de las penas en prisión a un máximo de 30 años "es lo contrario a la ley del Talión. El todopoderoso Estado no quiere que sus ciudadanos se mueran en la cárcel".

El principal choque dialéctico entre ambos ponentes se ha producido cuando la abogada ha afirmado que la doctrina Parot ha sido posible porque "la Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo y el Constitucional han sido absolutamente permeables a los dictados políticos". A su juicio, la Parot no es más que "un maquillaje que los jueces han dado a una decisión política", consistente, según Izko, en que alargar de forma artificial y sin base legal la condena de los presos terroristas "para evitar su excarcelación y así presionar a este colectivo y a su organización [ETA]".

Gómez Bermúdez ha sido contundente en su respuesta: "No es verdad que hubiese un impulso político. A mí no se atrevió a llamarme ningún político. Que oyera campanas es otra cosa".