Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fagor entra en concurso de acreedores

La firma presentará en los próximos días la misma solicitud para varias filiales

La cuenta de Fagor Electrodomésticos se detiene después de más de medio siglo. La cooperativa estrella del grupo Mondragón y su filial Fagor Ireland han presentado hoy finalmente la solicitud de concurso de acreedores, según ha comunicado la firma a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La solicitud de concurso ha sido interpuesta ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián de conformidad con la ley Concursal.

En los próximos días, se procederá a la presentación de solicitud de concurso de acreedores para otras sociedades filiales de Fagor, según la misma comunicación de la compañía.

Fagor ha lamentado no haber podido contar con la financiación suficiente para continuar con la actividad productiva, según afirman sus responsables en un comunicado. En dicha situación ya se encuentran las filiales de Polonia (Mastercook) y Francia (Fagor Brandt). En el caso de Edesa, la planta de Basauri, el grupo dio a conocer este martes que no se acogería a las ayudas de la Diputación de Bizkaia, que estaba dispuesta a conceder un aval de tres millones a cambio de que se retirara el preconcurso de acreedores, por lo que también irá a concurso. No obstante, en la comunicación realizada a la CNMV no se ha incluido todavía el anuncio del concurso para la planta vizcaína.

La cooperativa ha explicado que ha tenido que presentar el concurso al no haber alcanzado un acuerdo de financiación que "permitiera poner en marcha su plan de reestructuración". Sobre Fagor pesa una deuda de 859 millones de euros y tanto Mondragón como el Gobierno vasco se han negado a aportar los 170 millones que Fagor demandaba para poder sacar adelante su plan de viabilidad. Tampoco la búsqueda de un nuevo socio entre algunos de sus rivales empresariales ha dado resultado.

Lamentamos no haber podido contar con la financiación suficiente para continuar con la actividad productiva"

Sergio Treviño, director general de Fagor

La cooperativa, que se encontraba en preconcurso de acreedores desde el 16 de octubre, reconoce que la decisión de hoy pone fin a un periodo de negociación con Mondragón, las instituciones públicas, fondos de inversión, entidades financieras y otras compañías del sector que "ha concluido sin éxito". A partir de este momento, será el administrador concursal designado por el juez quien  determinará la viabilidad de la empresa para alcanzar un convenio con los acreedores o, por el contrario, determinar la fórmula y plazos para hacer frente a los compromisos a través de su liquidación.

"Lamentamos no haber podido contar con la financiación suficiente para continuar con la actividad productiva, y salvaguardar así los intereses de empleados, socios y acreedores", ha declarado el director general de la cooperativa, Sergio Treviño. A su entender, es algo que han venido haciendo "a lo largo de estos 50 años de historia donde los pilares de la compañía han sido siempre generar empleo, riqueza y desarrollo social en nuestro entorno".

La corporación Mondragón tendrá que hacer ahora frente a la recolocación en otras firmas del grupo de entre 1.000 y 1.200 trabajadores de Fagor Electrodomésticos.

Fuentes de la firma han explicado a Efe que Fagor Ireland Ltd. es una sociedad que reúne las marcas de Fagor Brandt, filial francesa de Fagor Electrodomésticos.

La cooperativa ahora en concurso de acreedores, constituida en 1956, cuenta con 13 plantas, cinco de ellas en Euskadi, distribuidas en cinco países, con una plantilla media de 5.642 empleados, frente a los 6.998 del año anterior, reducción derivada de las medidas de adaptación de la plantilla a la actual situación.

Fagor Electrodomésticos, que tiene alrededor de 2.000 socios cooperativistas, es el quinto fabricante europeo de electrodomésticos con una cuota de mercado en España del 16,3%. En la actualidad, su presencia comercial se extiende a 130 países de todo el mundo en los que opera a través de diez marcas comerciales.

El grupo entró en números rojos en 2009 y cerró 2012 con unas pérdidas de 89 millones de euros, como consecuencia de la caída del consumo, de la inversión destinada a la expansión internacional y del proceso de adaptación a la nueva realidad de los mercados. Además, obtuvo una facturación de 1.167 millones de euros, lo que supone un 9%.

En el primer semestre del año, el grupo Fagor Electrodomésticos anotó unas pérdidas de 66,8 millones frente a los 22,5 millones del mismo periodo del ejercicio precedente.

Más información