Enseñanza inicia la revisión de más de 17.000 becas comedor denegadas

Las asociaciones de padres y madres de alumnos censuran que en noviembre no se hayan resuelto todas las ayudas

Comedor escolar en una escuela de Barcelona.
Comedor escolar en una escuela de Barcelona.CARLES RIBAS

Cerca del 43% de solicitudes de becas comedor se han denegado. Según los datos provisionales recopilados por la Fapac, que agrupa las asociaciones de madres y padres de Cataluña, a principios de noviembre se habían concedido 23.371 ayudas, mientras se habían denegado 17.403, aunque no se especifican los motivos. Las estadísticas —proporcionadas por 18 de los 41 consejos comarcales, pero entre ellos los más poblados— revelan una “situación preocupante” para el presidente de la Fapac, Álex Castillo. El Departamento de Enseñanza se comprometió a revisar todos los expedientes denegados, pero todavía no lo ha hecho por el retraso y la lentitud con el que algunos consejos comarcales, que otorgan las becas comedor, están tramitándolos.

Las grandes áreas urbanas son las más perjudicadas por las denegaciones, especialmente en el Vallès Occidental y el Baix Llobregat. En la primera han tenido que rechazar a 4.640 familias que cumplían los requisitos, casi la mitad de los solicitantes. Los poco más de tres millones de euros previstoos para becas comedor se han quedado cortos para dar respuesta a todos los casos sin recursos. “Este curso, no solo no se ha podido llegar a garantizar la alimentación a quien lo necesitaba, sino que han quedado fuera muchas familias, ya que se ha dado un aumento no solo de las solicitudes, sino también del grado de empobrecimiento” de los hogares, alertó el consejo vallesano hace unos días.

“No puedo pagar”

ivanna vallespin

Tatiana Aiassa, residente en Sabadell, se encontró a principio de curso con la desagradable sorpresa de que no le concedían la beca comedor para su hijo de cinco años. Y ello a pesar de que sí la obtuvo en los dos cursos anteriores. El Consejo Comarcal del Vallès Occidental tuvo que endurecer los requisitos para poder atender a las familias más necesitadas. La aportación de la Generalitat solo llega para cubrir la mitad de los niños que lo piden.

Para esta madre la beca comedor es imprescindible porque con los ínfimos ingresos que llegan al hogar “no puedo pagar el comedor”, confiesa. Tatiana está en paro y la familia se sustenta con los 900 euros que gana su marido en el bar que regenta un familiar. Pero una gran tajada de estos ingresos, 500 euros, se los lleva el alquiler, así que lo que queda “no llega para pagar las facturas, la comida, la ropa...”. Sin la beca, Tatiana no puede asumir los 130 euros mensuales que le cuesta el comedor, así que su hijo “come en casa o en el bar familiar”. La madre apunta que el hecho que su hijo no pueda quedarse toda la jornada en la escuela le complica sus horarios. “Así no puedo buscar trabajo”, lamenta.

Algo parecido ha pasado en el Baix Llobregat, con 5.400 becas denegadas, o el Vallès Oriental, con otras 2.000. En cambio, Barcelona es una excepción, ya que acostumbra a cubrir toda la demanda de becas comedor gracias a la aportación económica del Ayuntamiento.

La Fapac considera insuficientes las becas comedor actuales, unas 64.000 el curso pasado, y urge a Enseñanza a revisar los casos rechazados. “Hay que ser ágiles y mientras se espera los niños deben tener un plato en la mesa”, exigió Castillo. Desde la Fapac critican que mientras las familias no saben si cuentan con la ayuda son las escuelas, las AMPA o los Ayuntamientos los que adelantan el dinero.

En este sentido, la Generalitat aseguró que a pesar de la dilación “todos los niños están comiendo”. Enseñanza apuntó que “a partir de ahora” se empezarán a resolver los casos pendientes. De momento, ya se ha establecido el criterio con el que se concederán las becas comedor a las familias inicialmente rechazadas. Se establecerá un umbral económico, fijado en el Índice de Renta de Suficiencia de Catalunya (IRSC), que es de 7.967,73 euros anuales, al que se añadirán mil euros por cada miembro familiar adicional. Es decir que una familia con cuatro miembros no podrá superar los 10.967,73 euros anuales para recibir la beca.

Una primera estimación de la Generalitat indica que se podrían otorgar unas 10.000 ayudas adicionales, aunque falta que todos los consejos envíen los casos que han tenido que rechazar por falta de fondos. De momento, Enseñanza asegura que solo ha recibido la documentación de una tercera parte de los entes comarcales.

La Fapac pidió que todo el trámite de peticiones se simplifique, para unificar criterios y agilizar los trámites. Los requisitos que se piden a las familias pueden diferir notablemente de un consejo comarcal a otro, incluso en cuanto al umbral económico. “Mientras en una comarca el máximo es de 350 euros al mes [ingresos por miembro de la familia], en otra es 530 euros”, ejemplificó Castillo. “Una familia a la que han denegado la beca denegada, a lo mejor en otra comarca se la darían”, añadió.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS