Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

“En Cataluña no queda más vía que un pacto entre Ciutadans, PSC y PP”

Albert Rivera defiende un acuerdo entre los tres partidos para contener el soberanismo

Albert Rivera, el jueves en el Parlamento catalán. Ampliar foto
Albert Rivera, el jueves en el Parlamento catalán.

Albert Rivera, presidente de Ciutadans (Barcelona, 1979), solo ve esta solución en Cataluña para frenar el independentismo: un pacto entre su partido, PP y PSC. Y en el conjunto de España impulsa la corriente Movimiento Cívico, una tercera vía para promover las grandes reformas que dice que PP y PSOE no acometen.

Pregunta. Los sondeos dicen que PSC y PP se desploman y que Ciutadans sería ahora la tercera fuerza en Cataluña. ¿Se lo cree?

Respuesta. Soy cauto, pero nos cuadra la tendencia en las redes sociales o en las afiliaciones. Aprovechamos el voto antisoberanista, pero también nos benefician el desgaste del PP y la ambigüedad del PSC. Son marcas que sostienen una democracia de baja intensidad y refractarias a las reformas. La gente agradece posiciones nítidas y nuevos liderazgos. Por eso también sube Esquerra.

P. Usted pide elecciones anticipadas. ¿No habrá consulta?

R. No. PP y PSOE no la van a autorizar y se forzará la máquina para frustrar a la gente. Mas sabe que no podrá hacerla y eso es irresponsable. Si es coherente, que convoque elecciones, y si no, veremos cómo lo reconduce.

P. Siempre insta a Mas a que abra la puerta a otros partidos. ¿Porque cree que podría contener al soberanismo?

R. En parte sí. Siempre ha habido un 25% de independentistas y si ahora son el 40% es porque Mas ha subido su apuesta. Ha abierto la caja de Pandora y es culpable de ese soufflé. Parte de la Cataluña oficial está volcada en este proceso, alimentado por la grave crisis política en España.

P. La mayoría del Parlamento catalán quiere la consulta. ¿No será frustrante para los electores no votar?

R. Seguro, pero a los que queremos seguir siendo españoles, que no nos vendan motos. No tengo ganas de votar: ya soy español y vivo en la UE. Son los que quieren separarse los que quieren votar. Ahí discrepamos del PSC. El referéndum es una solución a corto plazo. Lo veo al revés: la cuestión es saber qué le pasa a España, por qué hemos llegado hasta aquí, por qué funciona el lema España nos roba.

P. Pide a PSOE y PP un pacto de Estado para solucionar el problema, pero Rajoy no quiere verle y Rubalcaba ni le contesta.

R. No es de estadistas. Lo lógico sería hablar y resulta que dialogan con los que se quieren separar. Y creo que los dos Gobiernos solo hablan de cómo pagar facturas. Génova avaló el Pacto del Majestic entre CiU y PP, y Ferraz, los dos tripartitos. Planteamos una mayoría alternativa al soberanismo.

P. Pues PSC, PP y Ciutadans están muy lejos de esa mayoría...

R. CiU y Esquerra pueden perderla.

“La declaración de Granada no contenta a los socialistas ni a los separatistas”

P. No son capaces ni de manifestarse juntos el 12-O. ¿Cree en un Gobierno entre los tres?

R. No nos queda otra. No hablo de un tripartito: sería un Ejecutivo con apoyos de estabilidad parlamentaria, como hizo Patxi López con el PP en el País Vasco ¡Ojo! Puede haber una oportunidad. Es una situación excepcional: o una declaración unilateral independencia tras unas elecciones plebiscitarias o un Gobierno estable de partidos leales a la Constitución. ¿Qué elegirán PP o PSOE? Espero que lo segundo.

P. ¿No alimenta también su postura el debate identitario?

R. Los soberanistas no quieren convivir con el resto de España y nosotros sí. Y la convivencia en Cataluña se ha resentido. Hay momentos en reuniones de amigos que ya no se puede hablar de política con normalidad. Los independentistas dicen que no sucede, pero pasa. Cataluña es plural. No se puede olvidar la parte humana. Me recuerda a lo que ocurría en el País Vasco.

P. ¿Le ve recorrido a la Declaración de Granada del PSOE?

R. Es un parche. No soluciona ni contenta a los separatistas ni a los votantes socialistas. No centran el tiro. Se quedan en tierra de nadie. El PSOE le pone título de federal y habla como si no existiera ya el federalismo.

P. El PSOE plantea una nueva financiación y blindar competencias como la inmersión.

R. Defiendo una escuela bilingüe o trilingüe y una financiación igualitaria y sin el cupo vasco. Mantenerlo es el talón de Aquiles de PSOE y PP. En Cataluña se critica esa incoherencia, y con razón.

P. El PP cree que busca arrebatarle el liderazgo de los partidos constitucionalistas en Cataluña.

R. Eso es política de baja altura. No me interesa. ¿El PP dice que mi poder es mediático porque salgo mucho en televisión? Pues unos salimos y ganamos votos. Y otros los pierden.

P. ¿No es una solución la tercera vía de Duran?

R. Es un eufemismo. Es su invento para justificar su posición imposible dentro del separatismo. Busca mantener privilegios y yo quiero la igualdad de los españoles. Creo en un Estado autonómico aunque se perfeccione.

“España necesita un tercer partido fuerte como en Inglaterra o Alemania”

P. ¿El Gobierno no ha hecho nada mal con Cataluña?

R. Sí. A Rajoy le faltó cintura cuando Mas le pidió el pacto fiscal. Pudo abrir un debate multilateral, no lo hizo y dio alas a Mas. O cuando el Gobierno asocia el eje mediterráneo al independentismo. No tiene nada que ver. El corredor es básico para España.

P. ¿No es muy pretencioso decir a PP y PSOE que se presentará a las generales si no asumen el programa de Movimiento Cívico?

R. Es prudente. No sé si lo haré: en Cataluña hacemos política nacional y más si podemos ser terceros. Llevamos 40.000 adhesiones. Los españoles tenemos problemas con reformas pendientes como la de Ley Electoral o la de la Administración. No vamos de salvapatrias, pero deben acometerse esas reformas.

P. UPyD no quiere saber nada.

R. Sí. Y eso que compartimos cosas del programa. España necesita un tercer partido, como en Inglaterra o Alemania, que impulse las reformas que niegan PSOE y PP. Mi horizonte no es una coalición: es lograr esas reformas, solos o con ellos.

P. ¿Ciutadans es de derechas o de izquierdas?

R. Progresista. El nacionalismo lo distorsiona todo.

P. ¿Es progresista manifestarse contra la anulación de la doctrina Parot? ¿Negarse a la subida de impuestos? ¿O pedir la dimisión de Llanos de Luna, delegada del Gobierno en Cataluña, por dar un diploma a la División Azul?

R. Nadie en el Parlamento defiende tanto la igualdad y la solidaridad. Rechazamos la anulación de la doctrina Parot, pero asumimos el fallo. Y no queremos más impuestos para las clases medias y sí para grandes fortunas. Y pedimos la reprobación de De Luna.

P. ¿Por qué no registraron su fundación Tribuna Cívica?

R. Fue un error administrativo muy tonto. Estaba inactiva, sin subvenciones ni donaciones. La registramos en Madrid porque nos presentamos en 2008. La Sindicatura de Cuentas de Cataluña ha lanzado una campaña contra nosotros cuando durante años ha permitido subvenciones millonarias al Palau. Nos tienen miedo.

P. Son críticos con la corrupción, pero su reacción fue muy crispada al trascender la noticia.

R. Acepto la crítica: lo más fácil era desde el primer minuto asumir el fallo. Ahora vamos a reactivar la fundación.