Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘spa’ municipal de 1,5 millones

San Lorenzo de El Escorial, que está en el Plan de Saneamiento, construye una instalación termal por la que paga a una empresa privada 90.000 euros anuales

Interior del balneario urbano de San Lorenzo de El Escorial. Ampliar foto
Interior del balneario urbano de San Lorenzo de El Escorial.

Circuito termal con tres piscinas, sauna romana y baño turco,duchas de contraste y, además municipal. Todo un lujo. Pero con un importante coste. El Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial (18.500 habitantes) abonó el mes pasado 1,5 millones a Aqualia Gestión Integral del Agua, S.A. por la construcción del balneario municipal, que se inauguró en mayo del año pasado. La empresa, del grupo FCC, que también gestiona el agua del municipio, ganó el concurso convocado por el Consistorio para construir el spa y encargarse de su explotación. San Lorenzo puso el terreno, anexo al polideportivo El Zaburdón.

El acuerdo especificaba que el Ayuntamiento iría abonando por la construcción de las instalaciones, a lo largo de los 25 años de la concesión, 108.000 euros anuales. Aqualia también recibiría otros 90.000 euros anuales por la gestión de este espacio. Pero el equipo de gobierno, del PP, decidió cambiar de planes al año y medio de la apertura del balneario urbano y abonar el importe total a la empresa en una sola vez. El alcalde José Luis Fernández-Quejo, del PP, explica que la modificación se debe a que habían recibido 2,3 millones de la privatización del alcantarillado (concurso público que también ganó Aqualia). “De esta forma los vecinos se ahorran los intereses del pago aplazado”, dice el alcalde.

Cerrado para comer

Las cristaleras ahumadas del Centro de Agua y Salud, como se ha bautizado al spa municipal sanlorentino, dan a las piscinas cubiertas del polideportivo El Zaburdón, con las que comparte vestuarios. Los vecinos abonan 12 euros por una sesión que dura casi una hora y media y los no empadronados, 24. Se puede optar por bonos combinados con otras actividades.

El balneario está habitualmente tranquilo. En el año y medio que lleva abierto no ha llegado al nivel de uso esperado. La ocupación máxima de la sala es de 20 personas, y en los días de más afluencia hay unos 10 usuarios. El horario también es municipal. Abre a las 10.00 y cierra a la hora de comer, de 14.00 a 17.00. Los sábados adelanta el cierre a las 20.00, una hora antes que los demás días de la semana. Los domingos solo abre por las mañanas.

El Ayuntamiento, que percibe el importe de las entradas, preveía en los presupuestos de 2012 unos ingresos por este concepto de 124.500 euros. Al final solo obtuvo 22.344 euros.

La decisión ha levantado las críticas de la oposición debido a que el Ayuntamiento sanlorentino se encuentra inmerso en un Plan de Saneamiento Económico y Financiero y, además, se acogió al plan de pago a proveedores del Gobierno. “Hemos tenido que pedir un crédito de 3,3 millones para pagar a proveedores y la deuda al finalizar 2012 era de 15,5 millones y ¿ahora nos desprendemos de 1,5 millones para pagar un spa?”, se queja Francisco de Gregorio, portavoz del PSOE.

“Además, el desembolso del millón y medio se hace después de privatizar el alcantarillado del municipio, que se adjudicó a esta misma empresa. Con lo que nos dan 2,3 millones y de ellos les damos 1,5”, aclara De Gregorio. Aqualia gestiona el agua del municipio, el spa, las piscinas municipales y la sala de musculación. “Todo se ha adjudicado a través de concursos públicos abiertos a cualquier empresa interesada, no se pueden ver fantasmas donde no los hay”, responde el regidor.

Fernández-Quejo recuerda que han recaudado mucho más por la privatización del alcantarillado de lo que esperaban. “El concurso salió por 1,5 millones, y la empresa ofertó 800.000 euros más por 21 años. Si se lo hubiéramos dado al Canal de Isabel II, como están haciendo otros pueblos, habríamos obtenido un millón y, además, por un periodo de 49 años", sostiene. Al concurso se presentó solo Aqualia.

El agua de San Lorenzo es del municipio. La gestión corre a cargo de Aqualia, que cobra por el consumo. El recibo incluye una tasa de alcantarillado, que hasta ahora recibía el Ayuntamiento. Las arcas ingresaban por este concepto 375.000 euros anuales, que ahora percibirá la empresa. “Pero hay que tener en cuenta que Aqualia ya llevaba realmente el alcantarillado y nosotros se lo retribuíamos de los ingresos que obteníamos con la tasa. El servicio de mantenimiento suponía unos 293.000 euros”, explica el alcalde.

La privatización del alcantarillado fue rechazada por la oposición (PSOE, IU y AME). El portavoz del PSOE añade otra pega: la tasas municipales no llevan IVA y ahora los vecinos tendrán que pagar este impuesto.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram