Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Mesa denunciará al PP si persiste en usar el topónimo ‘La Coruña’

El gobierno de Negreira paga una campaña que da prioridad al topónimo en castellano

Carlos Callón denuncia otros "ataques" como la retirada de formularios y señalización en gallego

Campaña del Ayuntamiento de A Coruña
Campaña del Ayuntamiento de A Coruña

A Mesa pola Normalización Lingüística ha mandado un aviso al alcalde Carlos Negreira y al PP de A Coruña en forma queja ante el Valedor do Pobo. Según avisa en un comunicado, el siguiente paso que dará esta plataforma que nació para defender la presencia y el uso del idioma gallego será llevar a los tribunales al regidor y al gobierno municipal por su insistencia en "recuperar el topónimo ilegal La Coruña". "No nos queda más remedio", explica el presidente de A Mesa, Carlos Callón, "tendremos que denunciarlos y una vez más van a perder, porque la ley está totalmente de nuestro lado". El motivo de la última queja al Valedor es una campaña promocional (Wapa Coruña 2013) en la que "se excluye la lengua gallega" y además, y este es el hecho denunciable, se prioriza "Ayuntamiento de La Coruña" como nombre oficial de la institución en detrimento del de "Concello de A Coruña", que siempre aparece escrito debajo del topónimo no oficial. Callón explica que este hecho no es aislado, sino que responde a un empeño claro del gobierno local del PP por marginar el gallego e imponer de nuevo el topónimo "deturpado", tal y como ya ocurría con el regidor socialista Francisco Vázquez. "Esta situación, en A Coruña, solo mejoró durante el gobierno bipartito. No paraban de caer sentencias en contra [de María Pita], así que acordaron acatar las decisiones judiciales y dejar de malgastar el dinero público", resume el portavoz de A Mesa.

La campaña Wapa Coruña, en plena vigencia hasta el día 12, contempla una serie de actividades en las calles de la ciudad para promocionar el pequeño comercio. En los anuncios, además de una serie de logotipos y el topónimo no oficial, aparece una modelo con camisetas en las que se pueden leer en castellano los lemas "Antes muerta que sencilla" y "La belleza está en el interior del vestidor". A Mesa ha pedido amparo al Valedor ante este y otros "incumplimientos de la legislación sobre el uso del gallego como lengua propia de las Administraciones locales". Callón explica que desde que Negreira ocupa el cargo de alcalde "se están retirando señales en gallego además de formularios", y se van sustituyendo por los correspondientes en español. Estas decisiones, según una nota de A Mesa,  "vulneran los derechos lingüísticos de la ciudadanía al excluir el gallego de todas las campañas y actividades".

Para A Mesa pola Normalización, no es "nada inocente" ni la "esforzada discriminación" de la lengua gallega ni la "pensada desobediencia de las sentencias judiciales y los propios acuerdos municipales". Se trata de algo, defiende el colectivo en su comunicado, "impropio de un gobierno democrático", ya que la "ilegalidad" del topónimo en castellano "fue ratificada en numerosas ocasiones por todas las instancias judiciales, desde el Tribunal Superior de Galicia hasta el Supremo o el Constitucional".

A Mesa asegura que "son numerosas las quejas" que recibe por la "sistemática exclusión del gallego" por parte del Ayuntamiento de A Coruña, en contra de lo marcado por el Estatuto de Autonomía, la Lei de Normalización Lingüística y, sobre todo, la Lei de Administración Local de Galicia. Esta última, en su artículo 7, promulga que "el gallego, como lengua propia de Galicia, lo es también de su Administración local" y añade: "Todos los actos de carácter público o administrativo que se realicen por escrito en nombre de las corporaciones locales se redactarán en lengua gallega".

"No es la primera, ni la segunda, ni la tercera vez que esto sucede", insiste Callón, "el barrido del uso del gallego por parte del Ayuntamiento de A Coruña es total desde la llegada de Negreira a la alcaldía". Este responsable popular, según el presidente de A Mesa, "desprecia no solo la legislación, sino a la inmensa mayoría de los coruñeses: los miles de gallegohablantes que son ignorados y esos otros que hablan castellano pero aman el gallego".