Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat ultima una tasa sobre el ADSL para el cine catalán

Mascarell dice que con el impuesto se pretende facilitar la producción de cine en Cataluña

Los operadores expresan su rechazo "unánime y contundente"

La Generalitat está ultimando la implantación de un impuesto para las compañías que ofrecen ADSL para destinar la recaudación a la producción audiovisual catalana. “Se trataría de un canon de producción a la francesa”, según declaraciones del consejero de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, en una entrevista a TV-3. Esa nueva tasa pretendería facilitar la producción de cine en Cataluña, muy perjudicada por la crisis económica y por la caída de las ayudas públicas. Las compañías de comunicación, informadas por la Generalitat, han expresado su rechazo "unánime y contundente" a este canon.

En un comunicado, la asociación española de operadores de  telecomunicaciones con red propia Redtel, de la que forman parte ONO, Orange, Telefónica  y Vodafone, ha advertido de que, de llegar a concretarse esta medida, supondría un nuevo esfuerzo "para un sector que ya hace frente a una severa presión fiscal con multitud de impuestos y tasas procedentes de distintas administraciones y organismos".

“Está en estudio y no se puede avanzar”, subrayaron portavoces de Cultura

Cultura lleva meses estudiando tasas e impuestos que existen en otros países europeos para financiar las producciones, como Alemania, Reino Unido y Francia. Parece que el ejemplo francés de pagar un canon por conexión es el que más se ajusta a lo que se pretende en Cataluña, según puntualizaciones de Cultura. Otra de las propuestas que se lanzó desde el sector, en julio pasado, era introducir una tasa sobre la televisión, de unos seis a 10 euros por familia y año. La iniciativa la explicitó Isona Passola, presidenta de la Academia del Cine Catalán, y Cultura admitió que, como otras, estaba sobre la mesa. A posteriori matizó que, en todo caso, sería una tasa por conexión a Internet no por aparato televisivo.

En cuanto a la hipotética tasa que pagarían las compañías de telefonía, Cultura no quiere avanzar la cuantía. El impuesto, en cualquier caso, no entrará en vigor en el próximo presupuesto ya que no está previsto ningún ingreso por ese concepto. Sobre los presupuestos del departamento para 2014, Mascarell dijo que ya estaban cerrados y que lo más destacado era que se intentaría “no tener que recortar más”. No hay cifra aproximada de lo que se podría recaudar con hipotético futuro impuesto de producción audiovisual: “Está en estudio y no se puede avanzar”, subrayaron portavoces de Cultura.

La Generalitat pretende que el cobro del nuevo canon no repercuta en la factura de los usuarios. “Los precios de este tipo de conexiones actualmente ya son bastante caros. No tiene por qué afectar a la factura”, afirmó el consejero. Cultura apuntaba que podría existir algún mecanismo de control que evitaría que las empresas de telefonía acaben repercutiendo la tasa pero tampoco concretaron de qué manera. Las compañías consideran que esta medida agravaría la ya elevada carga que supone la fiscalidad específica del sector y vendría a sumarse a una serie figuras tributarias "totalmente injustas y arbitrarias" que sustraen fondos para financiar temas ajenos a las actividades propias de los operadores.

Lo que sí está claro, en cambio, es que el Gobierno catalán está convencido de que tiene competencias para introducir la tasa. Una capacidad de introducir nuevos impuestos que, sin embargo, ha sido rebatida por el Gobierno central con el euro por receta.