Malet defiende el “derecho a opinar” de las asociaciones empresariales

El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos reitera que las empresas podrían dejar de "apostar por Cataluña" su se decanta hacia una "larga etapa de incertidumbre"

El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Jaime Malet, ha defendido hoy "un debate sosegado" sobre el proceso soberanista en el que se explique a los ciudadanos "fuera de la influencia política directa o indirecta, cuáles pueden ser las consecuencias" de una eventual independencia de Cataluña. Malet, que aseguró que la secesión podría suponer la deslocalización masiva de empresas, ha afirmado que su intención no era "crear polémica, tomar partido en la contienda política, generarnos enemigos tan vehementes, u obligar a nadie a reaccionar aportando datos sesgados". El presidente de la entidad, además, recuerda que su opinión recoge el "sentir general entre muchos empresarios", que es la de una "preocupación enorme y creciente" que incrementa "el riesgo país".

En un artículo titulado El derecho a opinar de las asociaciones empresariales, publicado hoy en La Vanguardia, Malet arranca con el ejemplo de un empresario que, a raíz de una "tropelía" que se cometió en un país latinoamericano a una empresa española, le comentó que callaba porque allí "había libertad de prensa pero no libertad de opinión". En el artículo, Malet se reafirma en sus declaraciones a Catalunya Ràdio, en especial en que "muchas compañías extranjeras han invertido en Cataluña para servir a un mercado de 47 millones (o de 500), pero no de siete, por lo que están elaborando planes de contingencia". El presidente de las multinacionales norteamericanas en España recuerda que los líderes mundiales no hablan de Cataluña y que la inversión catalana ha pasado a ser en los últimos ochos años una cuarta parte de la que recibe Madrid.

Malet recuerda que en los países democráticos, sobre todo los anglosajones, la sociedad civil tiene como misión "trasladar las preocupaciones agregadas" a los gobernantes para que "corrijan el rumbo, tomen uno nuevo o al menos conozcan los efectos de sus decisiones en el bienestar de los ciudadanos y de las empresas". Tras recordar la naturaleza "apolítica" de la Cámara de Comercio y las buenas relaciones de esta con el presidente Artur Mas, Malet recuerda que en ocasiones "los gobernantes olvidan, casi siempre sin mala intención, que cuando se toman determinadas decisiones o se asumen posiciones maximalistas y se renuncia al diálogo hay consecuencias que pueden afectar enormemente al bienestar de sus ciudadanos". "Por ello es tan importante que haya un debate sosegado, con seny", afirma Malet, quien concluye que "no se trata de la utilización de argumentos del miedo, sino de sensatez".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS