Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poética iguana

Paul Berrondo, actor habitual de los montajes de Carol López y rostro popular de la serie de sobremesa de TV-3, se ha estrenado en la escritura y la dirección escénicas con una propuesta inspirada en La noche de la iguana de Tennessee Williams, o que al menos tiene un pie bien anclado en ella. Del último éxito del dramaturgo sureño, y que reúne en un hotel de la costa mexicana de los años 40 a su ardiente propietaria (Ava Gardner en el cine), a un exreverendo alcoholizado y adicto también a las jovencitas (Richard Burton), a una pintora etérea y atemporal (Deborah Kerr) y a su nonagenario padre, entre otros, Berrondo se queda sólo con la relación entre Shannon, el reverendo, y Hannah, la pintora, y la traslada a la actualidad para trazar un paralelismo con la pareja protagonista del montaje.

Nedant cap a la mar de la Xina

Dramaturgia y dirección: Paul Berrondo.

Intérpretes: Maria Ribera, Borja Espinosa, Jordi Busquets.

Almeria Teatre. Barcelona, 30 de octubre.

Maria y Borja son actores y se conocen en un casting de precisamente La noche de la iguana. Su relación avanza a medida que escenifican los diálogos entre Shannon y Hannah en un espectáculo por el cual ella acaba ganando un premio, que es como empieza Nedant cap a la mar de la Xina, y como empiezan también los problemas entre ambos. Y es que la pieza de Williams, aunque esencial en la construcción de Nedant… para revestirla de cierto empaque, no es lo que la define. Tiene tanto que ver con ella como el precio del arroz en China, parafraseando a Shannon, de ahí quizás el título. En realidad es la historia de una pareja joven que vive del teatro en las circunstancias actuales de crisis y desprecio por la cultura. Todo es muy de aquí y ahora. El vínculo entre Maria y Borja resulta de lo más creíble y su evolución está muy lograda; en un instante pasan de compartir escenas de lo más tiernas a la distancia más absoluta para reproducir el modelo de sus personajes de ficción.

La puesta en escena aprovecha la mejor disposición del pequeño Almería: espacio escénico central y tan cercano al espectador que casi resulta impropio. El suelo de arena y el título del montaje remiten a una tabla de salvación tan lejana y poética como improbable. Junto a los estupendos protagonistas, Maria Ribera y Borja Espinosa, está también Jordi Busquets, que se pasea con su guitarra eléctrica y sus versiones a medio gas de temas musicales, facilitando así los cambios de escena. Un montaje pequeño, aparentemente sencillo, y efectivamente honesto.