Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa a 4 consejeros más de las cajas por las indemnizaciones millonarias

La comisión de retribuciones de Novagacaixagalicia debe declarar en la Audiencia Nacional para explicar pagos por 42 millones

El juez Ismael Moreno de la Audiencia Nacional que investiga el pago de indemnizaciones por valor de 42 millones de euros en las antiguas cajas ha imputado esta semana a cuatro exconsejeros de Novacaixagalicia, la entidad resultante de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova y embrión a su vez de Novagalicia Banco. Los nuevos imputados son Mauro Varela, copresidente de Novacaixagalicia, Salvador Fernández Moreda, expresidente de la Diputación de A Coruña (por el PSdeG) -ambos procedían de Caixa Galicia- y Pilar Cifrán y Alfonso Zulueta de Haz, que llegaron a la entidad fusionada desde Caixanova. Con ellos son nueve los miembros de la comisión de retribuciones de la caja única (que operó unos meses en Galicia antes de que fuese rescatada por el FROB y reconvertida en Banco), según publica hoy La Voz de Galicia.

A excepción del secretario de la comisión de retribuciones, todos sus integrantes deberán declarar este mes en la Audiencia Nacional.Desde junio de 2012 ya estaban imputados el que fue hombre fuerte durante décadas de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, su delfín y sucesor, José Luis Pego, y también Javier García de Paredes y Gregorio Gurriarán, dos de los escuderos del exdirector general de Caixa Galicia, José Luis Méndez.

El juez que instruye el caso ha seguido el criterio de uno de los dos fiscales que ejercen la acusación. Según este representante del ministerio público, la comisión de retribuciones era el órgano responsable de fijar los salarios de la cúpula directiva.El juez también les exige que devuelvan 7,8 millones presuntamente cobrados de manera indebida por los altos ejecutivos, a través de indemnizaciones y planes de pensiones.

En declaraciones a la Cadena SER, el dirigente socialista Salvador Fernández Moreda se mostró esta mañana tranquilo y alegó que no firmó documento alguno que avalase esos pagos millonarios a los gestores de Novacaixagalicia. Admitió, no obstante, que le queda "un calvario mediático" por recorrer (en alusión a su paso por la Audiencia Nacional".

El escándalo de las indemnizaciones millonarias se destapó cuando este diario publicó en mayo de 2012 las cantidades millonarias que iban a percibir los ejecutivos de las cajas, cuando ya había muchas pistas sobre su ruina y en vísperas de que la entidad resultante de la fusión recibiese la primera inyección de 2.460 millones de euros de dinero público.