La familia del presunto homicida de Figueres huye de la ciudad

Cuestiones sentimentales se apuntan como desencadenantes del suceso

Despliegue policial en una de las entradas del barrio de Sant Joan.
Despliegue policial en una de las entradas del barrio de Sant Joan. PERE DURAN

Los familiares del hombre que el viernes por la mañana mató presuntamente a tiros en el cementerio de Figueres (Alt Empordà) a otro de 30 años residente en el sur de Francia han huido de la ciudad. Tras producirse el crimen y tres detenciones por esta causa, los familiares del supuesto homicida, del clan Cortés, de etnia gitana como el fallecido, se marcharon a toda prisa dejando atrás casas y propiedades. Temen posibles represalias de los familiares del difunto, Santiago Gabarre, que el mismo viernes se desplazaron a Figueres y están aguardando el cadáver para velarlo en una casa cercana a la capital del Alt Empordà. Todo apunta a que la causa del suceso es de índole sentimental: los hermanos del muerto y del presunto homicida estarían enemistados por una mujer.

Según fuentes cercanas a la familia de los detenidos, las casas de la gran mayoría de las personas del clan de los Cortés en el barrio de Sant Joan de Figueres han quedado vacías. A las pocas horas del crimen, hombres, mujeres y niños montaron en sus vehículos sin apenas coger ni ropa y emprendieron la huida hacia diferentes puntos de España para ponerse a salvo de posibles represalias. Amigos y allegados han quedado al cuidado de sus bienes, negocios y propiedades.

Durante la tarde y noche del viernes, familiares del clan de los Gabarre iban llegando a figueres procedentes de la zona de Perpignan donde viven. Ya de noche se instalaron en una casa aislada situada en una extensa parcela entre la capital del Alt Empordà y Hostalets de Llers. Allí permanecieron también ayer a la espera de poder recuperar el cuerpo del difunto para enterrarlo. Todo apunta que esto no será posible como mínimo hasta el lunes, ya que los forenses del Instituto de Medicina Legal de Girona tenían previsto llevavar a cabo entre ayer y hoy la autopsia al fallecido, cuyo cuerpo presenta varios impactos de bala.

Si la familia pretende enterrar a su deudo en Francia, además necesitará que se embalsame el cuerpo para poder salir del país con la pertinente autorización de Sanidad de la Generalitat y la de Aduanas de Francia.

Mientras tanto, los agentes del los Mossos que se han hecho cargo del caso intentan con las declaraciones del autor material de los disparos y de sus dos familiares detenidos averiguar el móvil del crimen.

Desde que tuvo lugar el tiroteo el pasado viernes al mediodía es visible un importante despliegue policial en el barrio de Sant Joan, zona en la que viven numerosas familias de etnia gitana y el supuesto autor, con agentes del Área Regional de Recursos Operativos (ARRO) ubicados en las entradas y salidas del barrio. Todo para intentar evitar el inicio de una guerra entre clanes. El dispositivo policial se mantendrá varios días hasta que la aguas vuelvan a su cauce.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50