Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Fabra pide ser absuelto de los seis delitos que se le imputan

El expresidente de la Diputación de Castellón: “Asumo todo lo que ha dicho mi defensa”

Los abogados insisten en la prescripción de los fraudes fiscales y en una sentencia absolutoria

Carlos Fabra, a la derecha, en la zona de acceso a la Audiencia de Castellón.
Carlos Fabra, a la derecha, en la zona de acceso a la Audiencia de Castellón.

“Quiero dar gracias a la Sala y asumo todo lo que ha dicho mi defensa”. El juicio al expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, ha quedado visto para sentencia este miércoles. Al término de las exposiciones realizadas por las defensas de los cinco acusados en el conocido como caso Fabra, el exdirigente del PP ha tomado la palabra para recalcar la tesis expuesta por su defensa, que insiste en la prescripción de los cuatro fraudes fiscales de los que se le acusa, y en pedir la absolución de las imputaciones de cohecho y tráfico de influencias.

El fiscal Anticorrupción ha reclamado al tribunal que deberá dictar sentencia una condena de 13 años de prisión por los seis presuntos delitos y concluyó que no se han justificado los ingresos de 3,3 millones del matrimonio que provocaron, al no ser declarados, delitos a la Hacienda Pública por más de un millón.

La décima y última jornada del juicio que se sigue en sala de la sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha iniciado con las conclusiones de la defensa de la exmujer de Fabra, María Amparo Fernández. La letrada ha realizado una exposición con el mismo enfoque al realizado este martes por la defensa del expolítico y ha insistido en que los tres presuntos fraudes que se le imputan, y por los que Anticorrupción pide seis años, han prescrito. “Ni aceptando el criterio del Supremo, puede entenderse que no sea así”, ha dicho. Cabe recordar que este tribunal revocó la decisión de la Audiencia que había declarado prescritos todos los supuestos delitos contra la Hacienda Pública salvo el de 1999 en el caso de Fabra.

No obstante, ha manifestado que las acusaciones no han acreditado debidamente la carga de este delito y que prevalece la presunción de inocencia. Además apunta a que desde los años ochenta era Carlos Fabra quien tenía plenos poderes sobre sus cuentas.

La defensa ha atacado en sus conclusiones a la Abogacía del Estado, que habló de la obstrucción a la justicia del matrimonio porque, dijo, en ningún momento aportaron la información reclamada para justificar el origen de sus ingresos millonarios. “Falta a la veracidad”, ha dicho. También (al igual que este martes hizo la defensa de Carlos Fabra) arremetió duramente contra los peritos judiciales que analizaron las cuentas del matrimonio. “Se quiere hacer ver que son peritos judiciales, pero se pudo ver con qué tono y actitud se contestaba a las preguntas de la acusación y a las de la defensa, parecía que les ofendíamos”, ha apuntado.

El martes Javier Boix, que defiende a Fabra, habló de “deseo incriminador” y del “juicio paralelo” abierto por ellos. También hoy se ha citado este aparente doble juicio que los peritos provocaron, asegura la letrada, al hablar del manual de blanqueo de dinero negro.

En todo caso, la abogada defiende que, en contra del informe y las manifestaciones de los peritos judiciales (asumidas por todas las acusaciones) sobre que no hay forma de justificar sus ingresos, ha afirmado: “Hay hasta tres explicaciones acreditadas”. Entre ellas, que debe tenerse en cuenta una “visión global” del patrimonio de los Fabra y no solo de los años investigados y que hubo una inspección de la Agencia Tributaria que no vio delito fiscal. “Los números acreditan que con los préstamos recibidos por el matrimonio, más las ventas de inmuebles hay dinero suficiente para hacer frente a todos los pagos y todas las adquisiciones”, ha insistido.

También ha reclamado que, si hay condena, se tenga en cuenta la atenuante de dilación indebida porque, además, tuvo “consecuencias” para la ex mujer de Fabra porque provocó que no pudiera obtener documentación bancaria que hubiera sido determinante.

Este martes, el fiscal Anticorrupción defendió una sentencia condenatoria del matrimonio Fabra y que, en el caso del expresidente de la Diputación, fuese acorde al cargo que ocupaba. “No era un defraudador cualquiera”, dijo.

También han pedido hoy la absolución las defensas del resto de acusados (el empresario que destapó el caso Fabra, Vicente Vilar, su exmujer Montserrat Vives y el exsenador Miguel Prim). En el caso del empresario, su defensa ha recordado que en el juicio se retractó de su denuncia y ha dicho que con ello “no estaba buscando una exculpación” del delito de cohecho que le reclama el fiscal.

El juicio ha quedado visto para sentencia después de diez jornadas celebradas en la Audiencia de Castellón a lo largo del mes de octubre. Al salir del juicio Fabra ha dicho a sus allegados: “Esto ya se ha acabado”.