Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cargo público con intereses privados

Padrosa, director del Catsalut, ha comparecido en el Parlament por presunta incompatibilidad

Josep Maria Padrosa, director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), se ha visto envuelto en un caso de presuntas incompatibilidades que le ha obligado a comparecer ante el Parlamento catalán junto con el consejero de Salud, Boi Ruiz. Padrosa era apoderado de 16 empresas del grupo Corporación Fisiogestión y director general del holding —grupo especializado en rehabilitación y fisioterapia— cuando fue nombrado al frente del CatSalut, organismo clave dentro del sistema sanitario catalán, ya que es el encargado de financiar toda la red.

Seis de las empresas en las que Padrosa figuraba como apoderado facturaron al CatSalut más de 14 millones de euros en 2012. Además, ese mismo año se adjudicó otro contrato que ampliaba la facturación en 160,2 millones para la próxima década, ampliables a 240,3 millones. El caso, destapado en junio por EL PAÍS y la Plataforma de Afectados por los Recortes Sanitarios (PARS), provocó que la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) abriese una investigación de oficio.

Josep Maria Padrosa afirmó entonces que desconocía que la corporación no había revocado sus poderes.

El consejero de Salud, Boi Ruiz, mostró todo su apoyo al número dos de su departamento y argumentó que Padrosa no había participado en ninguna de las adjudicaciones que beneficiaron a esas empresas, ya que se apartó del concurso voluntariamente para no influir en el resultado.

Ese fue también uno de los argumentos esgrimidos por la OAC, que archivó el caso, aunque constató que el director del CatSalut incumplió la ley de incompatibilidades al no declarar las relaciones que mantenía con las empresas privadas. A raíz del caso, la oficina recomendó a la Generalitat que ponga en marcha los mecanismos necesarios para que sus altos cargos presenten en el plazo establecido sus declaraciones de incompatibilidades.

El día que Padrosa y Ruiz comparecieron en el Parlamento, el consejero de Salud justificó las puertas giratorias entre el sector público y el privado. “Todo el mundo que llega a la Administración pública viene de algún lado y va a algún lado”, dijo Ruiz.