Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos euros por aparcar dos minutos

Vecinos y comerciantes se rebelan contra un nuevo párking de pago en Arganda del Rey

El nuevo aparcamiento de pago en Arganda del Rey, prácticamente vacío. Ampliar foto
El nuevo aparcamiento de pago en Arganda del Rey, prácticamente vacío.

Braulio Rodríguez, de 48 años, aparca su Opel negro en uno de los pocos sitios libres que quedan en el barrio de Las Nieves, en Arganda del Rey (55.506 habitantes). Ha tenido suerte: no son ni las seis de la tarde de un martes y la calle está ya cercada de vehículos; algunos situados sobre la acera. El motivo es la desbandada general que ha provocado la implantación de una zona naranja de pago en el aparcamiento de Era de Vedia, situado a 100 metros. Este enclave era hasta ahora la zona habitual de estacionamiento de muchos vecinos de ese municipio del sureste de la Comunidad de Madrid, y también de trabajadores de otras localidades. Pero en marzo, el Ayuntamiento, gobernado por el PP, aprobó hacerla de pago. Ahora cuesta dos euros aparcar.

El portavoz de IU en Arganda, Jorge Canto, critica la medida por su efecto disuasorio. “La gente, por no pagar, se va a aparcar a otros barrios cercanos. Lo cual provoca que el párking de Era de Vedia esté casi vacío y estos, saturados. El problema es que pagas dos euros tanto si estás todo el día como si vienes 20 minutos. Y si te vas antes, no puedes dejarle el tiquet a nadie porque cuando lo sacas te exigen teclear el número de la matrícula del coche, y te multan si le cedes el papelito a otra persona”, denuncia.

“La gente, por no pagar, se va a aparcar a otros barrios cercanos”

Los controladores de este aparcamiento pertenecen a la empresa privada Dornier, especialista en expendedores de tiquets. Ese martes, sin embargo, no se ve a ninguno. El párking, de unos 3.000 metros, tiene un aspecto desangelado. Las líneas naranjas se dibujan tímidamente sobre el suelo y hasta la mitad —el resto es de color blanco— y lo que antaño parecía césped, hoy es un puñado de hierbajos salpicado de latas y plásticos. En total, hay aparcados 13 coches —ocho al cabo de media hora— de un total de unas 100 plazas disponibles. De lunes a viernes se paga dos euros por estar de nueve de la mañana a ocho de la tarde. Los sábados la tarifa es de un euro y dura hasta la una y media del mediodía. El resto del tiempo es gratuito.

Los comerciantes aseguran que están notando la bajada de vehículos. Carmen Daniela, de 29 años, tiene su peluquería justo en la esquina. “Desde hace unos meses, vienen menos clientes. El corte de pelo les vale ahora 12 euros en lugar de 10”, explica sumando ese incremento por aparcar.

El concejal de Movilidad de ese municipio, Miguel Ángel Asenjo, replica que aún es pronto para valorar la medida, que entró en abril en vigor, y que se están haciendo los estudios pertinentes. Además afirma que desde 2007 muchos comerciantes habían pedido que se ampliara la zona azul, donde el máximo son 1,50 euros por dos horas y media. Y señala que en la misma zona hay otros aparcamientos gratuitos como el del Metro de Arganda o el descampado que está justo detrás de donde ha aparcado Braulio. Ha venido a ver su padre de 84 años: “Esta calle se está convirtiendo en una ratonera: por aquí no puede pasar el camión de los Bomberos. Imagínate si hay una desgracia”.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram