Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rechaza las enmiendas contra la reducción en los organismos estatutarios

La oposición ve electoralista la decisión de disminuir el número de miembros de las entidades

El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, y el portavoz en funciones del PSPV Rafael Rubio, en las Cortes.
El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, y el portavoz en funciones del PSPV Rafael Rubio, en las Cortes.

El pleno de las Cortes ha rechazado hoy, con los votos en contra del PP, las enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de la oposición contra las leyes que prevén la modificación de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), el Comité Económico y Social (CES), el Consell Valencià de Cultura (CVC) y el Consell Jurídic Consultiu (CJC)para reducir el número de miembros.

El objetivo de esos proyectos de ley es reducir en 35 los miembros de esas instituciones -el 45% de los actuales- y recortar a la mitad los gastos de funcionamiento, lo que supondría un ahorro de 4,5 millones de euros. El CVC y la AVL pasarían de tener 21 a 11 miembros; el CJC reduciría de seis a cinco sus integrantes, y el CES pasaría de contar con 29 a 15 componentes.

El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, ha defendido esta disminución porque en su opinión permite adaptar las instituciones a la situación económica actual, al tiempo que garantiza que puedan seguir cumpliendo con su labor

La oposición ha denunciado que esos textos reducen "la democracia" y "desmantelan" el autogobierno; ha cuestionado el ahorro que producirán y ha planteado otras fórmulas, como reducir los altos cargos o destinar a estas instituciones lo que ha costado la empresa pública Valmor, que permitiría mantenerlas "más de 30 años".

El portavoz adjunto de Esquerra Unida (EU), Ignacio Blanco, ha ido más allá al preguntar al PP "adónde va" presentando unos proyectos de ley que no van a ser aprobados, pues no tendrán la mayoría necesaria de tres quintos de la Cámara para salir adelante.

La socialista Vicenta Crespo ha criticado que se aproveche la coyuntura económica para introducir cambios estructurales, mientras que su compañero Juan Soto ha alertado de que la respuesta al "despilfarro infinito" del PP no es "desmantelar" instituciones propias mediante leyes "chapuceras" y de "dudosa legalidad".

Mireia Mollá (Compromís) ha acusado al PP de "pasar el rodillo" y "limitar la capacidad que debe tener" y reclama la sociedad civil, mientras que Lluis Torró (EU) ha calificado de "vergüenza" que el Consell, "que ha regalado 235 millones a los clubes de fútbol, pida ahora austeridad".

El popular Fernando Giner ha destacado que el ahorro que supondrán estas leyes permitiría construir "algo más de dos centros de salud al año", y ha alertado a la oposición de que "se equivocan al boicotear e ir en contra de la racionalidad".

El popular Rubén Ibáñez ha lamentado que, frente a la apuesta de "más sociedad y menos administración", el PP se encuentre con el "no" de la oposición.

Sobre la AVL, la oposición ha acusado al PP de pretender reabrir "el enfrentamiento lingüístico" por motivos electoralistas, a lo que los populares han replicado que es una medida exigida por la sociedad y han criticado que la oposición trate de "desenterrar" una cuestión "superada".

En cuanto al CES, para Compromís y EU se limita la capacidad de la sociedad civil, mientras que el PSPV ha apoyado la ley por el consenso existente en su tramitación y el PP ha destacado que lo único que elimina la norma es a los representantes del Consell en la institución.

La oposición ha propuesto textos alternativos a la reducción de un consejero en el CJC, un órgano de control que "estorba" al Ejecutivo, y el PP ha replicado que los cambios en este órgano son para "dar ejemplo" y se suman a las medidas de austeridad.

En el CVC, la oposición ha calificado de "barbaridad" y "expolio" pretender "recortar" este órgano, que no podrá llevar a cabo sus funciones, mientras el PP ha adelantado que intentarán "mejorar aún más" el texto del Consell en el trámite de enmiendas y ha calificado de "auténtica vergüenza" la enmienda alternativa del PSPV.