Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento incinerará al polaco fallecido en el albergue de Sevilla

La familia no puede pagar los 2.000 euros que cuesta la cremación

Un momento de la concentración que se celebró la semana pasada en Sevilla en memoria del polaco fallecido. Ampliar foto
Un momento de la concentración que se celebró la semana pasada en Sevilla en memoria del polaco fallecido.

Hoy hace dos semanas que Piotr Piskozub, de 23 años, murió en el albergue municipal de Sevilla, al que había llegado horas antes tras ser dado de alta en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Desde entonces, el cuerpo del joven polaco espera en una de las cámaras frigoríficas del Instituto Anatómico Forense de Sevilla. Su familia no puede enterrar ni incinerar el cadáver hasta que no estén los resultados definitivos de la autopsia. Pero, además, el hermano de Piskozub, que llegó a España desde Polonia el pasado fin de semana, no ha conseguido reunir el dinero necesario para repatriar el cuerpo o incinerarlo en Sevilla.

La familia del joven ha estado en contacto con la Embajada de Polonia, pero, según explicó ayer el grupo municipal de IU, ésta ha anunciado que tampoco cuenta con recursos para pagar la repatriación. Diversas entidades sociales, como Pro Derechos Humanos de Andalucía y la asociación de juristas 17 de marzo, están asistiendo a la familia en España y pidieron la mediación del grupo municipal de IU para que el Ayuntamiento asumiera este coste. El portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, planteó la propuesta al gobierno de Juan Ignacio Zoido (PP), que ayer dio el visto bueno.

“La familia no tiene recursos y está pidiendo la repatriación de, al menos, las cenizas, no del cadáver. El Consistorio, que es el propietario del crematorio de Sevilla, se hará cargo de la incineración”, confirmó el portavoz del PP, Juan Bueno. El coste de la cremación ronda los 2.000 euros. El traslado del cadáver, la opción que prefería en un principio por la familia, ascendía a 5.000 euros.

Fuentes judiciales informaron de que el hermano de Piskozub estuvo el sábado con el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Sevilla, que investiga la muerte del joven. El juez ha ofrecido a la familia personarse en la causa, pero esta ha rechazado la oferta, señalaron estas fuentes, que precisaron que los forenses esperan terminar en los próximos días el informe definitivo de la autopsia, lo que permitirá entregar el cuerpo a la familia si no hay que realizar nuevas pruebas.

El avance del informe forense reveló que Piskozub padecía bronconeumonía, pero falta por saber si fue ésta la que le causó la muerte. El joven, que vivía en la calle y pesaba 30 kilos, fue atendido en urgencias del Virgen del Rocío horas antes de su muerte, pero le dieron el alta dos horas después. Los vecinos y amigos que le trataron en las últimas semanas coinciden en que apenas comía y solo bebía alcohol.