Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mito Barberá se desvanece

Los valencianos prefieren a Fabra como presidente del PP en el Consell

La valoración de la alcaldesa de Valencia cae hasta el 3,9 desde un 5,7

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en una rueda de prensa.
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en una rueda de prensa.

Desde que en 1991 Rita Barberá se alzara con la vara de mando del Ayuntamiento de Valencia gracias al pacto con la extinta Unión Valenciana, la alcaldesa de la capital de la Comunidad Valenciana no ha hecho otra cosa que incrementar su poder municipal incluso en las circunstancias más adversas para su partido como fue la guerra de Irak. Barberá, con el paso del tiempo, se convirtió en el símbolo del poder municipal del PP, que acabó haciendo de ella la “alcaldesa de España”. Tuvo a su alcance la presidencia de la Generalitat cuando Francisco Camps presentó su dimisión, pero rehusó el cargo que fue a parar a Alberto Fabra, alcalde de Castellón, pero desconocido en el resto de la Comunidad Valenciana.

Acostumbrada a influir decisivamente en el Consell durante la etapa de Camps, Barberá no se ha resignado a la pérdida de protagonismo que ha sufrido desde la llegada de Fabra a la presidencia. Las relaciones entre ambos son muy tirantes y no son pocos los partidarios de la alcaldesa que han apostado por convertirla en una alternativa al actual presidente en el PP. Los datos del sondeo de Metroscopia, sin embargo, apuntan a que el mito de la invencible Barberá se desvanece.

Su valoración ha caído en picado desde 5,7 que tenía en la encuesta del CIS previa a las elecciones municipales al 3,9 que refleja la prospección realizada para EL PAÍS. No parece ajeno a este hecho que el 63% de los encuestados opinen que tiene alguna responsabilidad en el caso Nóos. El presidente Fabra tiene idéntica valoración; pero la aventaja en las preferencias de los valencianos para seguir al frente de la Generalitat, un 13% frente al 12% de la alcaldesa.

Según Metroscopia los malos datos de la alcaldesa reflejan un cierto agotamiento por parte de los encuestados tras 21 años consecutivos en el cargo.

Hasta qué punto estos datos pueden influir en la pelea interna entre los partidarios de potenciar a Barberá y quienes siguen fieles a Fabra es una incógnita; pero no cabe duda que serán tomados en cuenta a la hora de decidir según que cosas en el futuro, incluida la candidatura del PP en Valencia.

Si los ciudadanos decantan el pulso interno del PP a favor de Fabra otro tanto se puede decir de lo que ocurre en Compromís. Mònica Oltra es, de lejos, la favorita para ser presidenta del Consell. Es la más valorada de todos los candidatos con un 5,9 y el 16% quiere que sea la presidenta frente al 3% que apuesta por su compañero Enric Morera. Son datos a tener en cuenta también en el debate interno existente en Compromís para decidir quién encabezará la candidatura de las autonómicas.

El socialista Ximo Puig no pasa el listón quedándose con una nota de 4,5. Sorprendentemente, los votantes del PP le aprueban con un 5 y los del PSOE le suspenden con un 4,9. Apenas un 7% le prefiere como presidente. Marga Sanz, candidata de EU, aprueba con un 5, pero solo un 2% quiere verla al frente de la Generalitat. La nota negativa para todos los candidatos es que el 24% de los encuestados no confía en ninguno de ellos.

Más información