La Eurocámara aprueba el acuerdo con Mauritania que rechaza la Xunta

Este convenio es el más importante de los que la UE ha negociado con terceros países

El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado el acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Mauritania que rechazan de plano el Gobierno español y el gallego, quienes consideran inaceptables las condiciones del mismo y habían pedido a los eurodiputados españoles que trataran de bloquear su ratificación.

Los eurodiputados han apoyado con 467 votos a favor, 154 en contra y 28 abstenciones la entrada en vigor del nuevo acuerdo, pese a la opinión en contra de la comisión de Pesca de la Eurocámara. Este convenio es el más importante en volumen y variedad de especies de los que la Unión Europea ha negociado con terceros países y ofrece licencias para 12 Estados miembros a cambio de 70 millones cada uno de los dos años que estaría en vigor. Sin embargo, el nuevo régimen pesquero cierra el caladero mauritano a la flota cefalopodera europea, de tripulación mayoritariamente gallega y canaria.

La flota española en general, principal interesada de las europeas en este acuerdo, rechazó acudir a faenar a aguas mauritanas durante la aplicación provisional del acuerdo, por considerar que sus condiciones eran "inaceptables" y hacían inviable la actividad rentable. A cambio de las posibilidades de pesca, las arcas comunitarias aportarán 70 millones de euros anuales, la mayoría de ellos, 67 millones, para compensar las capturas y el resto para el desarrollo de los sectores locales. También se estima que los armadores deberán aportar otros 40 millones de euros en cánones por pescar.

Durante el último año, los pescadores españoles y el Gobierno reclamaron la renegociación del convenio y la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, obtuvo a última hora algunas "mejoras técnicas" que sirvieron para levantar las reservas de la mayoría de artes españolas, no así de los cefalopoderos ni del Gobierno. En el debate previo a la votación, el presidente de la comisión de Pesca de la Eurocámara y ponente de la opinión negativa sobre el acuerdo, el 'popular' español Gabriel Mato, admitió que las últimas modificaciones hacían el pacto "infinitamente mejor" que el firmado inicialmente, pero alertó de que seguía siendo insuficiente por el perjuicio a la flota cefalopodera. Según la información ofrecida por la Eurocámara, el acuerdo que se mantendrá en vigor hasta finales de 2014, abarca ocho categorías: especies pelágicas, merluza y especies demersales (aquellas que viven en el fondo del mar), mariscos (gamba, langostino, cigala y cangrejo) y atún.

Sin embargo, las posibilidades de pesca del pulpo quedan en exclusiva para la flota mauritana, pese a que el acuerdo anterior concedía 32 licencias para este recurso a los buques europeos, de los que 24 eran españoles y de tripulación mayoritariamente gallega --aunque tenían puerto base en Canarias--. Además de España, tendrán acceso a aguas mauritanas Italia, Portugal, Grecia, Francia, Reino Unido, Malta, Holanda, Alemania, Polonia, Lituania y Letonia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS