Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento dedica 50 millones a ampliar el frenado automático en los trenes

El presupuesto para seguridad de Adif y Renfe pasa de 15 a 110 millones

Dos trabajadores de Adif, en el lugar del accidente
Dos trabajadores de Adif, en el lugar del accidente

El accidente del tren Alvia a la entrada de Santiago, el pasado 24 de julio, que causó 79 muertos, ha tenido repercusión directa sobre los Presupuestos del Estado. Aunque el maquinista del tren admitió que había descarrilado por un exceso de velocidad debido a un despiste suyo, el juez del caso investiga si el siniestro se pudo evitar con medidas de seguridad que paliasen el fallo humano. Por esas mejoras apuesta el Ministerio de Fomento en su presupuesto para 2014, en el que las partidas para seguridad en la circulación de Adif y Renfe, gestoras de las vías y los trenes, respectivamente, se disparan de los 15 millones de euros de este año a los 110 previstos para el próximo ejercicio.

La Memoria de los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno envió el pasado lunes al Congreso para su tramitación indica expresamente que “con el fin de dar impulso a las actuaciones relativas a la mejora de las condiciones de seguridad, tal como anunció la ministra en su comparecencia [por el accidente del Alvia en el Congreso] del 8 de agosto de 2013, se ha incluido un capítulo tanto en Adif como Renfe con la dotación correspondiente”. Ese capítulo inexistente hasta ahora, según admitió ayer la propia ministra, Ana Pastor, está dotado con 50 millones de euros y se denomina “ERTMS en líneas prioritarias”. Hace referencia al sistema de control constante de velocidad de los trenes, con frenado automático en caso de que se sobrepasen los límites, que en el Alvia siniestrado estaba desconectado por sus averías frecuentes. En la vía Ourense-Santiago el ERTMS solo estaba instalado hasta cuatro kilómetros antes de la curva de Angrois, a la entrada de la capital gallega. “He considerado que debe contar con una partida del presupuesto”, valoró ayer Pastor.

Con ese capítulo novedoso, que no prevé de momento inversiones en años posteriores, se pretende extender a más puntos de España el ERTMS. Desde Adif se matiza que, además de esta partida, las nuevas líneas de alta velocidad que se han puesto en servicio y las que están actualmente en obras ya contaban con el ERTMS incluido en sus presupuestos, aunque no desglosado. Con esta nueva partida, explican, se extenderá el sistema más allá de los 3.100 kilómetros de alta velocidad ya en servicio en España para llevarlo también a una pequeña parte de los restantes 11.000 kilómetros de líneas convencionales, especialmente a las cercanías de Madrid y Barclona.

Pero además de esa nueva partida para el ERTMS, el capítulo de “seguridad en la circulación” existe desde hace años en los presupuestos de ambas empresas públicas. El de Adif recogía para este 2013 una partida de 991.000 euros, un millón menos que en 2012, y con una previsión para los años siguientes que no superaba los cinco millones por ejercicio. Para 2014, sin embargo, cambian las tornas y se consigna ahora una partida de 25.131.000 euros, con una previsión de 17,6 millones para 2015, 9 millones para 2016 y 20 millones para 2017. En Renfe, la partida de “seguridad en la circulación” contemplaba para este año 14 millones de euros, cantidad que se iría reduciendo en años sucesivos. Sin embargo, las cuentas de 2014 recogen una partida de 35.147.000 euros, con una previsión de 23,9 millones para 2015 y 6 millones tanto en 2016 como en 2017. Adif y Renfe explican que las partidas se amplían en 2014 a fin de disponer de un remanente para destinar a atender las posibles mejoras que se decidan en la auditoría que se está haciendo de todo el sistema ferroviario español a raíz del accidente de Santiago. Así, frente a los 15 millones de euros que dedicaron Adif y Renfe este año a “seguridad en la circulación”, en 2014 la suma de ambas partidas, aparte de la novedosa de 50 millones para la extensión del ERTMS, elevan el total a más de 110 millones de euros.

En años anteriores, las memorias de los presupuestos de Fomento se limitaban a recoger la necesidad de seguir mejorando en toda España el sistema de seguridad inferior al ERTMS, el ASFA, que frena los trenes solo al paso por balizas instaladas en puntos determinados de las vías, para su conversión progresiva en ASFA Digital. Con ese sistema operaba el Alvia siniestrado, pero la curva de Angrois no contaba con balizas que pudiesen detener el convoy en caso de despiste del maquinista. La memoria presupuestaria para 2014 también indica de forma genérica que “se procede a la modernizacioón de la red por motivos de obsolescencia tecnológica, con el fin de prestar el servicio en adecuadas condiciones de seguridad, calidad y fiabilidad”, referencia que no aparecía en la memoria de 2013. La ministra insistió ayer en que se está “revisando todo el sistema ferroviario español, porque todo debe ser revisado y revisable”.

Más información