Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La política económica de Zoido en el Ayuntamiento de Sevilla hace agua

El PSOE y los trabajadores califican de “fracaso” las iniciativas sobre empresas y empleos

Juan Ignacio Zoido, durante un pleno del Ayuntamiento de Sevilla. Ampliar foto
Juan Ignacio Zoido, durante un pleno del Ayuntamiento de Sevilla.

Se presentó como el alcalde del empleo, pero la capital andaluza mantiene unos 90.000 parados y la Administración local aún no ha aportado remedios, salvo el permiso para crear una zona franca, un recinto con trato fiscal especial para empresas para el que aún no hay constancia real de demandas. La importancia que le dio el presidente del PP y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, a las políticas económicas se tradujo en la creación de dos concejalías con competencias en este asunto: Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo, de la que es responsable Gregorio Serrano López; y Relaciones Institucionales, dirigida por Javier Landa y de la que depende la Oficina de Planificación Estratégica y Desarrollo Empresarial (OPEDE). Dos años después, para los sindicatos y la oposición, ambas son un “fracaso”.

El Ayuntamiento dirigido por el PP comenzó por desprenderse de la herencia de la anterior Corporación, con mandato de PSOE e IU. De esta forma, liquidó Sevilla Global, que se dedicaba a la promoción de inversiones y proyectos de desarrollo, y despidió a sus 43 trabajadores. Un procedimiento anulado por los tribunales y reiniciado el pasado viernes.

A cambio, creó la OPEDE, un “órgano de debate y asesoramiento que pretende lograr un nuevo modelo de desarrollo y crecimiento basado en la confianza y cooperación pública y privada”. También designó a Rafael Salgueiro como asesor para la “atracción de inversiones”, según detalló Landa al consejo de la oficina. “La materialización de este cometido, que es difícil, recibe una valoración poco satisfactoria a lo largo de estos dos años”, argumentó el concejal para justificar la “renuncia” de Salgueiro, publicada en EL PAÍS el pasado lunes.

Su cese no sirvió para amortizar el coste porque, de inmediato se informó de la adjudicación a Deloitte de un “concurso para facilitar las inversiones en Sevilla”.

“Es un fracaso”, afirma Miguel Ángel Santos, representante de los trabajadores municipales y secretario de Relaciones Institucionales de CC OO, quien detalla que se ha conseguido sentar a responsables de entidades tan importantes como Airbus, Puerto, Abengoa o Endesa a quienes se les ha dicho que “quieren medidas que requieran poco dinero, pero que sean muy efectivas”. “Los han estado distrayendo”, lamenta.

El representante de los trabajadores califica directamente de “chiringuito” la delegación de Empleo que dirige Serrano porque, según argumenta, “no tiene competencias políticas ni ejecutivas para hacer nada”. Se creó una Mesa para Crear Empleo y Empresas como, según afirmó Zoido, “elemento aglutinador de ideas para recuperar Sevilla”. “En la mesa se han sentado gente sin capacidad de decisión y que ni siquiera representaba al Ayuntamiento”, comenta Santos. “Fue un experimento lamentable”, concluye.

Mucho más duro es el portavoz socialista, Juan Espadas, quien califica las políticas de empleo de Zoido como “el gran fiasco del alcalde”. “Fue él quien alardeó de que iba a ser el creador de puestos de trabajo, en la campaña y cuando tomó posesión. Ahora, esas afirmaciones le taladran”, resalta el concejal.

Espadas propone un modelo de Ayuntamiento que lidere la actividad económica, que busque oportunidades y ponga los recursos al servicio de la economía y la generación de puestos de trabajo. “Sin embargo, lo que tenemos es un alcalde que solo presta servicios muy básicos y que se dedica a hacerse fotos, a las fiestas y al protocolo”, critica el portavoz socialista.

El dirigente de la oposición asegura que en estos momentos hay hasta 9.000 solicitudes de ayuda de personas en riesgo de exclusión social, el triple de las que había al comienzo del mandato del también presidente del Partido Popular andaluz.

Frente a esto, el PSOE reclama al Ayuntamiento que ponga en marcha un plan de choque, “que haga algo”. “Al final, la nada”, resume sobre la actuación del alcalde y sus delegados con responsabilidades en economía y empleo.

Al delegado de Empleo, Gregorio Serrano, el concejal socialista le achaca haber consumido su tiempo en una única de sus múltiples áreas de trabajo: fiestas mayores. Coincide con el representante de los trabajadores en que la mesa del empleo se convirtió en una “reunión de café que no ha servido para nada”. “Empleo es un erial y ojalá me equivocara”, afirma Espadas.

El PSOE observa tres elementos claves para el fracaso de las políticas económicas municipales. El primero es el desmantelamiento de los procesos iniciados durante el anterior mandato para apoyar y fomentar el tejido empresarial de la ciudad. En este sentido, asegura que hay ayudas europeas que se tendrán que devolver porque se han paralizado sin razón los programas a los que estaban vinculadas.

En segundo lugar, Espadas afirma que se ha desarticulado la estructura organizativa creada para buscar incentivos e inversiones. En este caso señala como ejemplo el desmantelamiento de la incubadora de empresas CREA o la liquidación de Sevilla Global retomada en el último pleno tras el varapalo del TSJA. “Era mejorable, pero lo necesitaba la ciudad. Se ha desmantelado con un fraude temerario. Primero se dice que no era necesaria, pero sus labores pasan a ser asumidas por las delegaciones existentes o por terceros. ¿No era innecesaria?”, ironiza Espadas. Añade que en la justificación económica se incluye como deuda dos millones de euros para pagar los despidos, cantidad que no sería necesaria si no se ejecutaran las extinciones de contratos. “Es una quiebra falsa”, argumenta Espadas.

Por último, el concejal de la oposición destaca la destrucción masiva de lo público, con privatizaciones de la gestión, como la acordada en instalaciones del Instituto Municipal de Deportes o en Mercasevilla, o con la no reposición de empleos.

Personal afectado por el ERE de Sevilla Global se suma a la tesis de que la liquidación fue premeditada e injustificada. Aseguran que las acusaciones sobre la contratación sin cualificación se hicieron con la ocultación de la documentación que respaldaba la relación de puestos de trabajo. En cualquier caso, ya es tarde y Sevilla Global vuelve al corredor de las liquidaciones.

Más información