Saudíes y chinos pugnan por la compra del rascacielos InTempo

El control de la operación enfrenta a los socios del edificio de Benidorm

El edificio InTempo de Benidorm, cuya inauguración se prevé para principios de 2014.
El edificio InTempo de Benidorm, cuya inauguración se prevé para principios de 2014.PEPE OLIVARES

El rascacielos residencial más alto de la Unión Europea continúa ganando enteros como máximo exponente del desmadre urbanístico vivido en España. Ni la venta del edificio parece estar libre de situaciones inverosímiles después de una construcción accidentada que dura ya un lustro.

Uno de los administradores de Olga Urbana, promotora propietaria del edificio, firmó hace un mes ante notario una opción de compra del edificio entero por parte de White Pearl Limited, un conglomerado inversor de Hong Kong (China). La documentación, presentada también en el registro de la propiedad de Benidorm, bloquea cualquier movimiento del accionista mayoritario de la promotora, que quiere vender el edificio a un grupo inversor saudí.

Isidro Bononat, cuya familia lleva medio siglo construyendo en Benidorm, se adelantó al presidente de la sociedad, José Ignacio de la Serna, y firmó ante notario la opción de compra del rascacielos que da al grupo inversor hongkonés la posibilidad incluso de paralizar la obra si quisiera, según fuentes cercanas al proyecto de InTempo.

El InTempo es un proyecto que hasta sus arquitectos abandonaron. El lío en Olga Urbana es absoluto mientras parece que los dos administradores han comenzado una carrera por ver a quién se vende este edificio cuyo crédito, tras la explosión de la burbuja inmobiliaria, quedó en manos del llamado banco malo, la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios procedentes de la Reestructuración Bancaria).

La opción china bloquea cualquier negociación de compra venta

Tanto Bononat como De la Serna son socios solidarios, lo que implica que tienen los mismos poderes administrativos pese a que el segundo es el socio mayoritario. Que ambos caminan hacia la colisión parece un hecho. Después de firmar la opción de compra por un periodo de seis meses prorrogable a cuatro años con White Pearl Limited, Bononat se reunió el pasado 20 de agosto con De la Serna y, ante otro notario, le comunicó la operación y le presentó la documentación de la misma. De la Serna se negó a recogerla y a darse por enterado.

El jueves pasado, De la Serna se presentó en Benidorm con un inversor saudí llamado Abdullah Saad Al Dowayan con el que se subió incluso hasta la azotea del InTempo en compañía del alcalde de Benidorm, Agustín Navarro. Este viernes, según otras fuentes, se encontraba en las oficinas de la Sareb supuestamente negociando una operación de compra del edificio y el crédito de más de 90 millones que Olga Urbana debe a la Sareb. El banco malo ni confirma ni desmiente ninguna operación o reunión hasta que la operación se haya cerrado completamente. Tampoco tiene noticia del documento firmado por Bononat.

White Pearl Ltd. puede parar la obra si la Sareb le oculta información

Lo que Bononat tiene suscrito es una opción de compra del edificio y el pasivo de Olga Urbana durante seis meses prorrogables hasta cuatro años “al objeto de propiciar y permitir que en dicho plazo la sociedad optante pueda efectuar la due dilligence”, término que se emplea en situaciones en las que una empresa investiga las posibilidades de compra de otra. Es decir, según el contrato de opción de compra y a través de la firma del administrador, White Pearl nombrará un comité de expertos para el seguimiento, con cuatro años por delante, para acceder a la información que la Sareb y Olga Urbana tienen respecto al proyecto (deudas con Seguridad Social, Hacienda, proveedores, etc.) con el objeto de elaborar un plan de viabilidad.

El grupo inversor, antes de la firma del documento, presentó un bono de 75 millones de euros peritado. En caso de que la información no fluya, White Pearl tendría la opción de cesar la comercialización de los cerca de 200 viviendas todavía por vender e incluso la obra.

El futuro comprador de los más de 180 metros de edificio será el nuevo capítulo de este culebrón inmobiliario por entregas. Pero a juzgar por lo firmado por Bononat, Olga Urbana pierde cualquier capacidad de negociación, situación que deja a la Sareb frente a White Pearl Ltd.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50