Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

200 metros de altura para el 'skyline' de Benidorm

El despacho de arquitectura Pérez-Guerras presenta su proyecto para la localidad valenciana

Montaje de las torres In Tempo presentado por el despacho Ingenieros y Arquitectos Pérez Guerra
Montaje de las torres In Tempo presentado por el despacho Ingenieros y Arquitectos Pérez Guerra

Dos torres doradas simétricas de 200 metros de altura, coronadas por una estructura conoidal similar a un diamante. Así será el edificio que a partir de 2010 dominará la vista de la Playa de Poniente de Benidorm, en Alicante, después de que el despacho Pérez-Guerras Ingenieros y Arqitectos finalice las torres In Tempo, presentado este viernes en la localidad valenciana.

De acuerdo al despacho el edificio "realzará la verticalidad" de la ciudad turística y "pondrá techo al skyline" de Benidorm. Con 47 plantas, 3 sótanos y 5 plantas técnicas, las torres se alzan sobre un pódium para convertirse en el edificio residencial más alto de España. Eso sí, las torres In Tempo serán las únicas construcciones de viviendas de la localidad alicantina que no cuenten con terrazas. No obstante, dispondrá de zonas de ocio y deporte, piscina olímpica, pistas deportivas y una amplia zona de jardines.

Sin embargo, los encargados del proyecto han pensado en un detalle decorativo que suplirá vistas que podrían provocar vértigo. En el arco que forman las dos torres, bajo el cono, colgarán unas esculturas de gaviotas realizadas en láminas de acero inoxidable cuya visión dependerá del grado de inclinación solar. La estructura del edificio será de hormigón armado con muros con pantalla de cristal en tonalidades doradas. El muro pantalla actuará como un espejo donde se miran el mar y la ciudad.

Rumores sobre el diseño

En 2006, cuando el incipiente proyecto de las torres In Tempo fue presentado, varios expertos desataron una discusión sobre la estructura y su significado. Una de las más populares interpretaciones señalaban que el diseño era un tributo a las Torres Gemelas neoyorquinas y un monumento a las víctimas del 11-M. Para algunos las dos torres asemejan dos unos enfrentados, que al unirlos forman una M.