Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federalistes d’Esquerres pide una “salida dialogada” a la situación de Cataluña

La plataforma nacida hace un año se presenta en sociedad y aboga por una profunda reforma de la Constitución para lograr un Estado federal

(De izq. a der.) Joaquim Coll, Came Valls, Manuel Cruz y Carlos Jimenez Villarejo, Ampliar foto
(De izq. a der.) Joaquim Coll, Came Valls, Manuel Cruz y Carlos Jimenez Villarejo,

a plataforma Federalistes d'Esquerres se presentó ayer en Barcelona reclamando la evolución del Estado de las autonomías en un Estado federal y una “salida pactada y dialogada” a la situación política de Cataluña. Por la mañana, los impulsores explicaron a la prensa los objetivos de la asociación y por la tarde se presentó en el Ateneu Barcelonès ante más de 300 personas.

“No tenemos voluntad de sustituir a ningún partido, sino de impulsar el diálogo, porque Cataluña es plural, como España”, aseguró el filósofo Manuel Cruz, presidente provisional de la directiva de Federalistes d'Esquerres. Entre los impulsores figuran el exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, el historiador Joaquim Coll o la exdiputada de Ciutadans pel Canvi Carme Valls.

“No queremos ser una ANC federalista, que le dice a los partidos lo que tienen que hacer y cuándo", añadió Cruz, en referencia a la Asamblea Nacional Catalana, convocante de la masiva Diada de 2012 y de la cadena independentista del pasado 11 de septiembre. La plataforma defiende una consulta para que los catalanes se pronuncien sobre su futuro político, pero la sitúa tras la reforma constitucional.

Federalistes d'Esquerres tiene su origen en un manifiesto de octubre 2012 para contribuir al debate político a partir la reclamación de un Estado federal que respete el autogobierno de las comunidades autónomas y “garantice la solidaridad y cooperación entre todos los pueblos de España en una Europa sin fronteras”. El texto fue firmado entonces por tres mil profesionales de diversos ámbitos y tras varios encuentros decidieron constituirse en asociación.

“Somos un movimiento de larga duración, cívico y europeista que pretende dar la palabra a la ciudadanía para regenerar el modelo político español”, dijo el cirujano Antoni Sitges, uno de los impulsores de la plataforma, quien insistió en que “el federalismo no es propiedad ideológica de ningún partido”. Por su parte, la economista Montserrat Pareja, también impulsora de la asociación, alertó de que “la fractura social en Cataluña es creciente, porque o eres independentista o no existes o no cuentas”.

La asociación anunció que organizará diversos actos para fomentar el debate político plural. Ayer se estrenó con una mesa redonda bajo el título Cataluña-España; hablemos, que moderó la periodista de EL PAÍS Milagros Pérez Oliva.

Para el periodista José Antonio Zarzalejos, la situación catalana se sitúa ante lo imposible (la ruptura traumática con España) y lo inevitable (que Cataluña no está a gusto en la Constitución y el Estatut). Abogó porque se introduzca una enmienda en la Carta Magna para que Cataluña tenga un trato económico similar al del País Vasco y citó a Ortega y Gasset advirtiendo que “cuando una realidad es ignorada, preparad su venganza”.

Por su parte, el catedrático de Ciencia Política Joan Botella citó como punto de inflexión de la situación actual la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut. En su opinión, se abrió “una grieta profunda en la sociedad catalana y sería un error pensar que ya pasará”.

La escritora Carme Riera argumentó que “la lengua ya no es el elemento más identitario como lo era hace cien años”, sino que ha sido sustituido por “el celofán de la estelada”.