Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra anuncia la libertad de horarios comerciales en todo el territorio

El presidente del Consell asegura que no pedirá "más sacrificios" a los ciudadanos

Pagará la extra de diciembre a los funcionarios.

Diputados del PP aplauden al presidente Alberto Fabra tras su discurso en el debate de política general.
Diputados del PP aplauden al presidente Alberto Fabra tras su discurso en el debate de política general.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha anunciado esta mañana que pretende permitir la libertad de horarios comerciales en todo el territorio de la Comunidad Valenciana. El jefe del Consell, en su discurso en el debate de política general en las Cortes, ha asegurado que con esta medida cada municipio "podrá determinar el horario de su actividad comercial de acuerdo a sus necesidades". Ha enmarcado esta decisión en un paquete de medidas para incentivar el comercio y el turismo, un sector que representa el 13% del PIB de la Comunidad Valenciana.

Fabra ha asegurado, al inicio de su primera intervención en el debate, que la situación económica en el último año ha mejorado y que "hoy la Comunidad Valenciana está más saneada y más estable, con posibilidades de crecer". "Tras dos años he cumplido con todo lo que prometí", ha dicho Fabra en relación "a los pasos dados" en la "buena dirección" para salir de la crisis.

"Pero no es suficiente, no puedo decir que el trabajo esté terminado ", ha reconocido antes de desgranar las medidas y proyectos que la Generalitat pretende desarrollar en lo que queda de legislatura. 

La "máxima prioridad" seguirá siendo la "generación de empleo" y el pago de la deuda de la Generalitat. El presidente se ha comprometido a no pedir "más sacrificios" a los valencianos para alcanzar este objetivo, aunque acto seguido ha avanzado que los presupuestos de 2014 "serán   más reducidos". Fabra ha recalcado que la sanidad, la educación y los servicios sociales serán prioritarios y a ellos se destinarán más de 10.200 millones de euros.

El presidente del Consell, en ese contexto, también ha anunciado que prevé invertir 500 millones de euros en los próximos tres años para desarrollar un plan de infraestructuras sociales que contemple dotaciones sanitarias, educativas, judiciales y de abastecimiento de agua.

Como otros barones del PP, en el discurso ha detallado también medidas de rebaja de impuestos y de bonificaciones fiscales  antes de que finalice su mandato, ya que "el dinero, donde mejor está, es en el bolsillo de los ciudadanos". Así, ha anunciado la aprobación de seis nuevas medidas fiscales y bonificaciones para impulsar el consumo y la creación de empresas.

La Generalitat prevé una nueva deducción autonómica en el IRPF por obras de mejora en la vivienda, bonificaciones del impuesto de actos jurídicos documentados para las empresas y ampliación del límite de renta en la deducción a familias numerosas de categoría especial. Además, Fabra propone habrá una nueva deducción del 10% en el IRPF por donativos a universidades y organismos públicos de investigación, y una la ley valenciana de patrocinio, mecenazgo y donación para estimular la participación del sector privado en la cultura, el deporte o los estudios universitarios.

Para impulsar la creación de empleo, la Generalitat pondrá en marcha en 2014 un Plan de Oportunidad para incentivar la contratación de desempleados con dificultades de inserción, que estará dotado con 7,8 millones de euros. Según ha explicado, se trata de una "medida de choque" que incentivará la contratación de desempleados con mayores dificultades de inserción, tanto por parte de las empresas como de los ayuntamientos.

Además, se ha comprometido a acometer "un plan muy profundo y sin precedentes" de las estructura, procedimientos y capacidades del Servef (Servicio Valenciano de Empleo y Formación).

Otro de los puntos destacados de la intervención ha sido la reivindicación de la reforma de financiación autonómica, que Fabra ha calificado de insuficiente: "Nuestro drama financiero viene por la vía de los ingresos, y no de los gastos". Fabra ha asegurado que no mirará las siglas del Gobierno de España para "exigir lo que es justo", y que no dejará "pasar un día sin pedir al Estado que cumpla su obligación con la Comunidad Valenciana" en materia de financiación autonómica porque esta tierra "está mal financiada". "Por todo ello, y por justicia, no permitiré que se nos trate de forma desigual", ha recalcado.

Fabra, que ha alternado el castellano y el valenciano, se ha comprometido también a que los pagos pendientes de la Generalitat con los colectivos sociales se satisfagan, a aumentar las plazas docentes y a una mayor eficiencia en la Administración. En este contexto, ha anunciado que los más de 140.000 funcionarios de la Administración autonómica "recibirán su paga extra en diciembre de este año".

Hacia el final de su intervención, el presidente valenciano se ha referido al desencanto del ciudadano con la política provocado por la corrupción. Fabra ha asegurado que quiere actuar con firmeza ante esta situación y ha ofrecido "diálogo" a la oposición. A renglón seguido, ha aludido de nuevo a sus famosas líneas rojas de no permitir la presencia de imputados en su Gobierno, al tiempo que ha advertido que no va a consentir "el linchamiento de personas honradas". Finalmente, ha avanzado que pondrá en marcha un portal de la transparencia para que el ciudadano pueda conocer el destino del dinero público y controlar a las instituciones. A ello se unirá una ley valenciana de transparencia.