Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa a 22 cargos de Adif sin esperar a que la Audiencia se pronuncie

El magistrado obvia los argumentos de la empresa y del fiscal, que piden culpar solo al maquinista

Los servicios de emergencia en el lugar del accidente
Los servicios de emergencia en el lugar del accidente

Luis Aláez, juez instructor del accidente del tren Alvia en Santiago, el pasado 24 de julio, en el que fallecieron 79 personas, emitió ayer un auto por el que llama a declarar como imputadas a 22 personas que ocupan u ocuparon diversos cargos en Adif, la empresa pública gestora de las vías. Pasarán por su juzgado entre el 9 de octubre y el 11 de diciembre, si antes no lo impide la Audiencia de A Coruña, ante la que Adif presentó un recurso aún no resuelto contra la intención anunciada por Aláez de imputar a esos cargos, entre ellos los tres últimos presidentes de la empresa.

 En su auto de ayer, el juez, que asumió desde un primer momento que el principal responsable del accidente fue el maquinista, Francisco José Garzón, por circular despistado a mayor velocidad de la permitida, insiste en que las 22 personas a las que ahora imputa pudieron tener “cuando menos, una grave falta de diligencia tanto en la actuación preventiva como en la correctiva” al permitir que los trenes circulasen por la curva de Angrois sin suficientes medidas de seguridad para evitar el fallo humano.

El juez tomó declaración la pasada semana a cinco técnicos con responsabilidad actualmente sobre la seguridad en la circulación entre Ourense y Santiago. Todos ellos negaron tener competencias sobre el diseño original de la señalización de la vía o su mejora posterior, elemento clave para el juez por su supuesta insuficiencia. Pero además de tomar declaración a los técnicos actuales, Aláez había pedido a Adif a través de un auto del 9 de septiembre que identificase a los que ocuparan en el pasado los mismos puestos así como a miembros del Consejo de Administración desde que se abrió la línea, en 2011, avanzando que pretendía llamarlos a declarar como imputados.

Adif calculó en un primer momento que las personas por las que preguntaba el juez podrían ser 29, entre técnicos y administradores, pero finalmente el magistrado solo imputa a un técnico, lo que reduce la cifra total a 22. La empresa, a través de la Abogacía del Estado recurrió el pasado, día 16, el primer auto en el que se avanzaba la futura imputación como si ya fuese firme. Adif argumentaba que su Consejo de Administración no es responsable de la seguridad de la circulación —frente al juez, que quiere analizar si delegó correctamente su deber de vigilancia— y lamentaba el perjuicio para la imagen de la empresa.

Parte de la argumentación de Adif la apoyó el fiscal, Antonio Roma, en un escrito del pasado viernes. Pero ese mismo día Adif identificó a las personas que se le pedían y ayer el juez obvió por completo en su auto tanto las argumentaciones de la empresa como del fiscal. Con identidades confirmadas y sin que la Audiencia se haya pronunciado aún, Aláez imputa ahora formalmente.

Las víctimas apoyan al juez

D. R.

En su auto de ayer, el juez Aláez indica que el proyecto inicial de la línea Ourense-Santiago preveía que el sistema de control constante de velocidad, el ERTMS, se instalase en todo el recorrido. Pero “ese proyecto se modifica” para “que el acceso al enclavamiento de Santiago se explotase con el sistema ASFA”, que solo controla la velocidad del tren al paso por balizas colocadas en puntos determinados de la vía, ausentes en la curva de Angrois. Para el juez, ese cambio de sistema “conllevaba una evidente pérdida de seguridad” ya que el ASFA “no da respuesta ante el previsible fallo o error del maquinista” y Adif lo autorizó “sin exigir adicionamiento alguno que reforzase la seguridad”. Las balizas o señales que echa en falta el juez se instalaron después del accidente.

Ante estas afirmaciones, fuentes de Adif dan casi por segura la presentación de un nuevo recurso contra este último auto, ampliando los argumentos del primero con réplicas a las nuevas afirmaciones del juez. Pero el magistrado tiene de su parte a varios de los abogados que representan a las víctimas. El lunes, los letrados de la Asociación de Perjudicados por el Accidente del Alvia Santiago (Apafas) presentaron alegaciones contra la petición de Adif de no imputar a más cargos suscribiendo los principales argumentos del juez.

La asociación de víctimas comienza pidiendo que no se permita a Adif personarse en la causa, argumentando que, de determinarse así, su responsabilidad final, como persona jurídica y no física, será solo civil y no penal. Y continúa argumentando que el accidente se habría podido evitar con una simple modificación en la señalización ASFA ya existente cuatro kilómetros antes de la curva. Si en esa señal se obligase a los maquinistas a pulsar un botón, el conductor se habría recuperado de su despiste o el tren se habría parado.

Más información