Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maestros en pie de guerra

Los docentes de la red concertada llaman a la huelga tras caer su poder adquisitivo más de un 8%

Los centros religiosos ven peligrar su viabilidad

Profesores de centros privados concertados protestan el pasado jueves  en San Sebastián durante el inicio del curso
Profesores de centros privados concertados protestan el pasado jueves en San Sebastián durante el inicio del curso

De no mediar un acuerdo de última hora, algo imprevisto, alrededor de 200 colegios privados de la red concertada están llamados a secundar el próximo jueves una huelga general que podría dejar fuera de las aulas a unos 355.000 alumnos vascos. Todos los sindicatos de la enseñanza privada, que representan a unos 12.000 docentes, han emprendido la batalla de las movilizaciones para tratar de forzar que las patronales Kristau Eskola y Aice se avengan a retomar las negociaciones que quedaron interrumpidas en julio pasado.

La reclamación de un convenio colectivo para el sector y poner fin a los recortes salariales que los profesores vienen soportando desde julio de 2010 son las dos principales reivindicaciones de los sindicatos ELA, CC OO, STEE-EILAS, LAB y UGT, que permanecen todos unidos frente a la postura de Kristau Eskola —la organización civil constituida por instituciones titulares religiosas y empresariales que engloba a 137 centros— y AICE —la asociación independiente de centros de enseñanza que integra 50 colegios—.

El conflicto en la enseñanza concertada —atiende a algo más de la mitad del alumnado— arrancó a mediados de 2010, cuando el Gobierno español recortó un 5% los salarios del sector público, en el marco de las medidas de ahorro que el Gobierno de Zapatero puso en marcha en el sistema educativo. La consejería de Educación, entonces en manos de Isabel Celaá, aplicó la norma a los profesores funcionarios y extendió la medida a los centros privados concertados reduciéndoles un 5% la aportación económica que venían recibiendo. Acto seguido, Kristau Eskola y Aice repercutieron ese recorte en las nóminas de sus profesores, según explica Endika Rodríguez, de STEE-EILAS.

Una sentencia del Tribunal Supremo confirmó el fallo inicial del Superior de Justicia vasco que daba la razón a los profesores, aunque estos aseguran que “las patronales se han resistido a cumplir las sucesivas sentencias porque aún adeudan las cantidades correspondientes a 2013”, apunta Rodríguez.

Los sindicatos aseguran que “el Gobierno está desaparecido”

“Para eludir la sentencia del Supremo, han roto las negociaciones y comenzado a aplicar el convenio estatal, que es más desfavorable para los profesores”, añade el representante sindical, quien advierte de que han interpuesto “una demanda de conflicto colectivo”, porque “el poder adquisitivo de los profesores se ha reducido más de un 8%”.

Patronal y sindicatos rompieron las negociaciones el pasado 5 de julio. Era la decimosexta vez que se sentaban para renovar el convenio. Tras fracasar aquel intento, los centros religiosos han querido dejar claro a los trabajadores que “Kristau Eskola no quiere aprovechar las condiciones del convenio estatal” y es partidario de “mantener las actuales condiciones salariales”, aunque las retribuciones “se ajustarán a la financiación” que reciben del Gobierno vasco. “Solo así se puede garantizar la sostenibilidad de los centros”, explica Mikel Ormazabal, director general de esta organización. Y agrega que el “acuerdo parcial” alcanzado con los sindicatos para abonar a los trabajadores las diferencias salariales pendientes hasta el 31 de diciembre de 2012 supone que “los colegios deberán abonar 15 millones de euros”, lo que “deja la economía de muchos centros en una situación crítica”.

Ante esta situación, el presidente de Kristau Eskola, Joseba Kamiruaga, recuerda que “nuestros queridos alumnos son el centro del sistema educativo, y los demás miembros que conformamos la comunidad educativa nos debemos a ellos, por encima de reivindicaciones personales e institucionales”. “Siendo estas lícitas y justas, se deberían dirimir en foros en los que estos alumnos no tengan por qué sufrir las diferencias existentes entre los miembros titulares, docentes y no docentes”, apostilla.

Los sindicatos también ponen en la diana de sus críticas al Gobierno, al que apuntan como “el causante del conflicto”, según STEE-EILAS, por “permitir que se apliquen los recortes en la enseñanza”.