Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra asume las alegaciones al plan del Tajo de los regantes frente a Cospedal

PP, PSPV y los agricultores exigen que se mantenga en 240 la reserva de caudal para trasvasar

Arias Cañete anuncia en Murcia que parte de los acuerdos del memorándum tendrán rango de ley

La Generalitat planta cara a la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y asume como propias las reivindicaciones de los regantes de Alicante. El Consell presentará, antes del próximo viernes, las mismas alegaciones que el Sindicato Central de Regantes del Trasvase Tajo-Segura y Riegos de Levante contra el nuevo plan de cuenca del Tajo.

El vicepresidente de la Generalitat, José Ciscar, y consejero de Agricultura y Agua, según confirmaron fuentes de su gabinete, ha decidido presentar “las mismas alegaciones”, que se oponen al incremento de 240 a 400 hectómetros de reserva en los embalses de Entrepeñas y Buendía para poder trasvasar agua del Tajo al Segura.

Las alegaciones al plan de cuenca del Tajo reclaman que una ley garantice la realización del trasvase siempre que sea necesario y las reservas en la cabecera del río sean de 240 hectómetros cúbicos. Los regantes consideran “ilegal” que se aumente a 400 hectómetros porque consideran que “no se ha acreditado” una variación efectiva de las demandas hídricas.

Alegaciones

Las condiciones hidrológicas del trasvase Tajo-Segura deben aprobarse por ley.

Ilegalidad de la elevación a 400 hectómetros del volumen no trasvasable

No se acredita una “variación efectiva” de las demandas

Las nuevas concesiones al Canal de Isabel II y La Sagra no presentan una necesidad “actual, efectiva y permanente”.

Y se cuestiona también los caudales ecológicos.

Asimismo, creen que las nuevas concesiones al Canal de Isabel II y la Sagra “no presentan una necesidad actual”. La Mesa del Agua de la Diputación de Alicante, usuarios y Generalitat opinan que las demandas hídricas futuras están “sobredimensionadas”. La Diputación de Alicante, con el apoyo unánime del PP y PSPV, también presentó alegaciones en el mismo sentido.

Ángel Urbina, del Sindicato Central de Regantes, explicó que el Consell, a la espera de la negociación con el memorando memorando, ha optado por “ponerse del lado de los usuarios y alegar”. Sin embargo, para Urbina lo más importante es que se apruebe el memorando, que defienden los presidentes valenciano y murciano, para que el trasvase “tenga rango de ley y sea incuestionable”

En este sentido, el ministro de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, avanzó este martes en Lorca (Murcia) que “una parte” de los acuerdos contenidos en este memorando tendrá rango de ley y otra disfrutará de un contenido reglamentario distinto, lo que los puede hacer modificables “más fácilmente”.

Cañete no concretó muchos más detalles, pero aseguró que “las cuestiones fundamentales que preocupan a los regantes estarán consolidadas en una norma que les garantice la máxima estabilidad”. Y reconoció que el memorando del Tajo-Segura es un documento “muy dialogado y que ha sido el eje fundamental para el Plan Hidrológico del Tajo”.

El PSPV también ha presentado ya otra batería de alegaciones para que “se deje el trasvase como está”, dijo Manuel Aldeguer. Los socialistas estiman que para conseguir más recursos en la cuenca alta del Tajo se debe fomentar la depuración y reutilización de las aguas residuales. Por su lado, el secretario general del PSPV-PSOE en la provincia de Alicante, David Cerdán, denunció en Elche que “detrás del desmantelamiento del trasvase Tajo-Segura está el interés del PP de implantar el mercado del agua”.

Los socialistas creen que el PP se “inventa” necesidades de reserva de agua para Madrid y Castilla-La Mancha y le acusan de estar “cambiando agua para Eurovegas a cambio de dejar sin agua a las vegas de la provincia de Alicante y Murcia”.

 

 

Más información