Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias obliga a sus proveedores a que el 5% de su plantilla tenga riesgo de exclusión

El Consistorio pone en marcha un programa para emplear a parados de larga duración y en situación vulnerable

El de los parados de larga duración, especialmente los mayores de 40 años y con baja cualificación, es uno de los colectivos más vulnerables de Barcelona. Por ello, el Gobierno municipal encabezado por Xavier Trias (CiU) presentó ayer un plan para ayudar a encontrar trabajo a quien más difícil lo tiene. Más allá de la formación y el acompañamiento, la medida abre una puerta al empleo. El personal de las empresas que contraten con el Ayuntamiento de Barcelona tendrá que incluir, al menos, a un 5% de personas en riesgo de exclusión social, una medida pionera en España.

El programa personalizado de búsqueda de trabajo (Proper, por su sigla en catalán) está dotado con 500.000 euros y fue presentado ayer por las segunda y cuarta tenientes de alcalde, Sònia Recasens (CiU) y Maite Fandos (CiU). Aunque en la ciudad hay unos 42.000 parados de larga duración, el plan va orientado a las personas que acuden a los Servicios Sociales del Ayuntamiento. Otros programas similares, como el PILS, son ofrecidos por Barcelona Activa. En 2012, esta última iniciativa atendió a 459 personas, un 35% de las cuales han vuelto al mundo laboral (más de tres meses de empleo).

Fandos explicó que este programa, que tendrá 1.000 plazas, ofrecerá 21 cursos de formación diferentes en especialidades como manipulación de alimentos, prevención de riesgos laborales y atención al cliente, entre otros. Las clases se dictarán en cinco puntos de la ciudad. Recasens dijo que con Proper se espera gestionar el 50% de las ofertas laborales que se generan por la cláusula de contratación responsable.