Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Transportes achaca la eliminación de los buhometros a una caída de los usuarios

Cavero cree que los puntos que se dejarán de atender son "muy pocos" o "marginales"

El consejero de Transportes, Pablo Cavero, ha justificado esta mañana en razones económicas y  duplicidades como motivos de la supresión, a partir de octubre, del servicio de buhometro, la red de autobuses nocturnos regionales que seguían las líneas de Metro en superficie las noches de los viernes, sábados y vísperas de festivos cuando el suburbano está cerrado. El Consorcio Regional de Transportes ha anunciado una reordenación el transporte nocturno que, además de la desaparición del buhometro, supone la ampliación del horario de servicio nocturno la víspera de festivo y la homogeneización del horario de comienzo de la red diurna de festivo a las siete de la mañana. La nueva red estará conformada por 27 líneas.

Tras visitar unas obras de la M-611, el consejero ha destacado que lo que se pretende es "reordenar" y "reorganizar" las líneas para  adaptar la oferta a la demanda y "alinear" ingresos y gastos para "sacar el máximo rendimiento a los impuestos de los ciudadanos". Según el consejero, "había algunas líneas duplicadas" y otras con poca demanda.

Cavero ha detallado que el Consorcio Regional de Transporte ha aplicado estos cambios sobre "aquellas líneas o aquellas zonas en las que los autobuses van prácticamente vacíos, con medias de cinco o seis pasajeros", como es el caso de los buhometros. "Cuando miramos la capacidad de transporte y vemos que los porcentajes de utilización están por debajo del 10 o el 20%, como cualquier buena ama de casa o cualquier buen gestor, adaptamos la oferta a la demanda", ha detallado Cavero.

El consejero ha añadido que se está produciendo una "menor" demanda del transporte de unas líneas que "se diseñaron en época de vacas gordas" y durante el "boom económico" de los años 2006, 2007 y 2008. "Cinco o seis años después, entrados en la crisis, vemos que la demanda de este transporte es muy inferior a lo previsto", ha subrayado. En este sentido, ha incidido en que hay líneas que se diseñaron pensado que la demanda iba a ser mucho más fuerte y que unos años después "por falta de crecimiento demográfico de algunas poblaciones, las expectativas no se han cumplido".

Preguntado sobre los puntos ciegos que van a dejar de atenderse con la eliminación de los buhometros, Cavero ha vuelto a incidir en que las "líneas estaban prácticamente duplicadas", por lo que los puntos son "muy pocos" o "marginales". Según Cavero, la integración de la red de buhometro en la red de búhos de la EMT va a ser "total" y ha descartado que "se vaya a deteriorar el servicio" o que los madrileños vayan a sufrir algún prejuicio. De hecho, ha considerado que los madrileños "van a agradecer" esta acción al conseguir "una mejor gestión de los recursos".

Asimismo, Cavero ha explicado que la decisión de suprimir el bus de la línea I que conectaba Ciudad Universitaria y el Campus de Somosaguas de la Universidad Complutense se ha tomado porque en los meses de curso escolar el autobús llevaba "nueve pasajeros de media" cuando tiene capacidad para unos 70. "Ese nivel de personas es muy caro y muy poco eficiente", ha subrayado el consejero. Con respecto a las líneas de autobuses de los pueblos de la sierra norte, Cavero ha explicado que se analizarán "de arriba a abajo" la utilización de este transporte para "reorganizar" los trayectos y las frecuencias, en función de la demanda.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram