Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juzgada una mujer por tratar de matar a su marido con unos sicarios

La víctima sobrevivió pese a recibir hasta cinco tiros en la cabeza

La Audiencia de Girona juzga a partir de hoy y hasta el jueves a una mujer, esposa del forense de Blanes, que en octubre de 2009 contrató a unos sicarios para que mataran a su marido a tiros. El fiscal pide para ella 14 años de cárcel y 12 para los dos delincuentes y para el intermediario que les presentó. El médico, recibió cinco disparos, cuatro de ellos en la cabeza, aunque sobrevivió a la agresión.

 Según el escrito de acusación del fiscal, a mediados de julio del 2009 la procesada, Alicia Pagan, ideó un plan para acabar con la vida de su marido, Ernesto Luis González Riscos. Para ello contactó con Juan Carlos Hernández, alias el humilde y le pidió que buscara a alguien para cometer el crimen. Este le presentó al dominicano, Edwin José Caba, quien a su vez buscó al que sería el ejecutor, Luís María Santos.

</CS>Sobre las diez de la noche del 8 de octubre de ese año, la procesada convenció a su marido para que la acompañara a cerrar un negocio de venta de camisetas. Con este pretexto fueron a buscar a Edwin y Luis Maria, que se subieron en la parte trasera del coche y les indicaron hacia donde tenían que ir. Una hora más tarde, llegaron Sant Pere Bosc, una zona aislada y de difícil acceso de Lloret. En ese momento, Luis María, que iba sentado detrás de la víctima, le colocó el arma en la nuca y disparó dos veces un arma de pequeño calibre.

Todos bajaron del coche y el agresor disparó dos veces más a la cabeza del médico, que cayó al suelo. Al ver que seguía vivo, le volvió a disparar, sin éxito. Entonces empezó a patalearle y con una piedra le golpeó la cabeza. Solo dejó de agredirle cuando la victima fingió su muerte.

Al creerle muerto, los sicarios y la mujer huyeron en el coche en el que les esperaba el cuarto procesado. Como resultado del intento de asesinato, la víctima tuvo cuatro proyectiles alojados en la zona extracraneal, que obligaron a intervenirle quirúrgicamente. Además, sufrió hemorragias, fracturas y erosiones por todo el cuerpo.

La víctima, ya ha pasado antes por los tribunales pero como acusado. En enero de 2010, el juzgado penal 4 de Girona le condenó a 21 meses de cárcel y a pagar una multa de 8.400 euros por un delito continuado de falsificación de documento oficial y por obstrucción a la justicia. González Riscos fue expulsado de forense tras simular en varias ocasiones la muerte de su madre para justificar incomparecencias en los juzgados.