Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil lleva al juzgado el caso de los 48 perros hacinados en una caseta

El instituto armado ha instruido diligencias por un supuesto delito de maltrato de animales

Los animales rescatados tenían sarna, traumatismos y heridas por estrangulamiento

El dueño de los canes no está detenido porque no se consideró que hubiera cometido delito

Hasta 48 perros permanecían hacinados en malas condiciones de higiene y salud. Ampliar foto
Hasta 48 perros permanecían hacinados en malas condiciones de higiene y salud.

La Guardia Civil ha instruido diligencias por un supuesto delito de maltrato de animales contra C.D.M, de 64 años, el propietario de los 48 perros que permanecían hacinados y enfermos en una caseta de campo en la Font d'En Carrós (Valencia). El instituto armado llevo a cabo una investigación y los resultados de la misma serán presentados en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Gandía, según han explicado en una nota.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) tuvo conocimiento el pasado mes de agosto de que en una parcela rural del término municipal de la Font D´en Carrós (Valencia), había numerosos perros que podían encontrarse en malas condiciones.

Los agentes del Seprona realizaron una inspección a la parcela, donde encontraron un total de 48 perros que estaban, según la nota, "hacinados en un espacio de unos 15 metros cuadrados, sin ventilación y con una elevada temperatura y humedad". La Guardia Civil denunció a su propietario a la normativa sobre cuidado de animales de compañía de la Comunidad Valenciana.

La mayoría de animales, según explica la Guardia Civil, "estaban atados con cadenas o cuerdas de unos 30 centímetros lo que les obligaba a permanecer tumbados sin poder levantarse ni andar". Los animales fueron examinados por un veterinario, que diagnosticó en todos ellos "diversas enfermedades supuestamente derivadas del abandono y maltrato sufrido, algunas de las cuales eran de carácter grave".

Los animales fueron recogidos por la protectora de animales Galgos 112 que se hicieron cargo de ellos para su mejor cuidado. Una vez conocidos los detalles del Certificado Veterinario Oficial, el Seprona de la Guardia Civil ha instruido diligencias por un supuesto delito de maltrato de animales de compañía, en el que está implicado su propietario, un vecino de la Font d'En Carrós que según fuentes del Consistorio se dedicaba a criarlos para vender.

Más información