Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat espera que la cadena dé proyección internacional a la consulta

Homs asegura que el calendario de la consulta en 2014 se mantiene inalterable

Francesc Homs, portavoz del Gobierno catalán.
Francesc Homs, portavoz del Gobierno catalán.

El Gobierno de Artur Mas espera que la cadena humana a favor de la independencia convocada mañana en Cataluña ayude a dar proyección internacional a la consulta que reclama. Obviando que la cadena es a favor de la secesión y no solo a favor de preguntar a los ciudadanos sobre el estatus de Cataluña, el consejero de Presidencia catalán, Francesc Homs, ha asegurado que espera que la movilización de este miércoles tenga un "impacto internacional de primera magnitud" y que ello "tendrá consecuencias".

El ejecutivo de CiU trabaja activamente para que la cadena humana que recorrerá Cataluña de punta a punta sirva para beneficiar el proceso soberanista que impulsa pero evitando que se convierta en un pulso entre los sectores soberanistas más radicales y la propia Generalitat, que ha vuelto a reivindicar la vía del diálogo. Por esta razón, Homs se ha mostrado convencido de que la cadena humana tendrá un carácter de "refuerzo del proceso" más que abrir nuevas vías. "Se verá que hay un pueblo que se moviliza", ha reiterado.

"Todo va en la línea de hacer abrir los ojos a quienes no los han abierto; alguien puede considerar que la cadena intenta empujar al Gobierno catalán, pero nosotros ya tenemos los ojos bien abiertos, quien no los tiene abiertos es el Gobierno central", ha asegurado Homs.

El portavoz del Gobierno catalán ha asegurado hoy que ve nula la voluntad de negociación del Gobierno central

Al contrario de lo que dijo la semana pasada, el portavoz del Gobierno catalán ha asegurado hoy que ve nula la voluntad de negociación del Gobierno central. En este sentido se ha negado a valorar las palabras del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien apuesta por renegociar el modelo territorial para ofrecer soluciones pactadas a Cataluña en cuestión de lengua, cultura, infraestructuras y financiación.

Homs ha asegurado que, pese a la voluntad de negociar de la Generalitat sobre la consulta ésta no halla reciprocidad en el Gobierno central y que el calendario se mantiene inalterable. Eso es celebrar la consulta en 2014. Tampoco ha aclarado si en el intento de evitar que el Gobierno impida esta votación se podría optar por una pregunta con respuestas múltiples, en un intento de evitar un pronunciamiento claro sobre la independencia, inasumible por el Gobierno central.