Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz dotará a la Cámara de Cuentas de capacidad sancionadora

La lucha sin cuartel contra la corrupción uno de los elementos centrales de su discurso

Susana Díaz, en un reciente acto del PSOE. Ampliar foto
Susana Díaz, en un reciente acto del PSOE.

Sobre las dos y media de la tarde de este jueves, Susana Díaz Pacheco (Sevilla, 1974) será elegida la primera mujer presidenta de la Junta de Andalucía. Recogerá el testigo de Rafael Escuredo, José Rodríguez de la Borbonolla, Manuel Chaves y José Antonio Griñan, que asistirán el sábado a su toma de posesión. Todos ellos del mismo partido, el PSOE, el único que ha gobernado Andalucía tras nueve elecciones autonómicas y 31 años. Trae la promesa de un “nuevo tiempo”, una frase con la que concurrió a las primarias sin urnas del PSOE y que alude, más que nada, a nuevos códigos políticos y de relación con los ciudadanos.

La lucha sin cuartel contra la corrupción será uno de los elementos centrales de su discurso de investidura de hoy, como ya apuntó en el comité director del PSOE en el que fue elegida candidata socialista. En un Gobierno asediado judicial y políticamente por el caso de los ERE, fuentes próximas a Díaz indicaron que detallará un “paquete importante” de medidas contra la corrupción, que implicará el incremento de las medidas de control y de mayor transparencia a la Administración.

Entre ellas, figura la de dotar a la Cámara de Cuentas de Andalucía, el órgano encargado de fiscalizar la utilización de los fondos públicos de la Junta y de los Ayuntamientos, de capacidad sancionadora “con multas coercitivas a los responsables públicos que no rindan cuentas”, según estas fuentes.

Esta medida implicará la reforma de la ley de la Cámara de Cuentas, a la que todos los partidos se han mostrado de acuerdo en las reuniones sobre transparencia celebradas en el Parlamento de Andalucía. Estos encuentros no han dado todavía ningún resultado (el PP incluso decidió abandonarla de manera “temporal”), aunque hay decenas de propuestas planteadas por las organizaciones.

Esta será una de las propuestas que hará Díaz al Parlamento pero no la única en esta materia. Las que considera más relevantes se las reserva para darla a conocer a partir de este mediodía. La candidata se propone sorprender en este terreno, consciente de que los casos de corrupción ha provocado un fuerte divorcio de los ciudadanos con los partidos y el sistema político y que la supervivencia electoral de los partidos tradicionales está amenazada.

El PP va a intentar por todos los medios unir el futuro de Díaz con la gestión en el pasado de los gobiernos socialistas que investiga la juez de los ERE, Mercedes Alaya. Pero al marcharse, José Antonio Griñán le ha hecho un gran favor a su sucesora al justificar su renuncia para evitar “la erosión” que generaba el caso en el Gobierno, en el que hay un total de 116 imputados, una veintena de ellos altos y ex altos cargos de la Junta.

Además del bloque político, la otra pata del discurso político de la candidata pivotará sobre asuntos económicos y sociales.

Como suele ser habitual en debates similares, Díaz ha pedido a todos los departamentos del Gobierno aportaciones para su discurso en cuya elaboración ha participado de manera muy activa el secretario general de la Presidencia en funciones, Máximo Díaz Cano, la única persona a la que la candidata ha confirmado en el Ejecutivo, aunque no ha trascendido en qué puesto de responsabilidad.

Díaz trae en la mochila el acuerdo de Gobierno con Izquierda Unida, que ella misma negoció codo con codo con el secretario general del PCE, José Luis Centella. Este pacto hizo posible la elección de José Antonio Griñán como presidente de la Junta y las 250 medidas y 27 leyes que contienen no están cuestionadas, aunque sí lo van a “refrescar”, como acuñó el coordinador de IU, Antonio Maíllo.

Mario Jiménez (PSOE) y José Manuel Mariscal (IU) han sido los que han hablado, hasta ayer mismo, de los “nuevos compromisos” que la futura presidenta adquirirá en el Parlamento a partir de este mediodía. En Izquierda Unida dan por hecho que su demanda de poner a disposición de cooperativas agrarias fincas públicas de la Junta estará en el discurso. Es lo que Izquierda Unida denomina banco de tierras, aunque es probable que Díaz no utilice esta denominación.

También, aseguran, habrá propuestas sobre la financiación de la comunidad de cómo obtener más ingresos. De todos es conocido que IU quiere crear nuevas figuras impositivas, aunque Díaz, como consejera de la Presidencia, no era partidaria de elevar la presión fiscal en la comunidad. Las propuestas en este terreno pueden ir en un camino ya avanzado por la propia Díaz como consejera de la Presidencia en mayo pasado: el de revisar el criterio con el que se conceden bonificaciones y subvenciones a las familias andaluzas para que se tengan en cuenta no solo el nivel de renta de los beneficiarios, sino también su patrimonio.

La lucha contra el fraude fiscal y social es uno de los compromisos legislativos de PSOE e IU, aunque esta propuesta data de la anterior legislatura. El proyecto de ley que lo desarrollará se encuentra muy avanzado.

En el terreno económico no se espera demasiadas novedades, toda vez que no hay margen presupuestario para ello. Una de las prioridades de la futura presidenta será la elaboración de los Presupuestos de 2014, cuya redacción se encuentran muy avanzados, según fuentes de la Junta. En su intervención en el comité director, Díaz puso en primer plano de su mandato la lucha contra el desempleo y la exclusión social.

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, y la portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez, asistirán hoy a a la sesión de investidura.